¿Qué hay detrás de una buena taza de café?

Cuando tomamos esa primera taza de café que nos hace el día, pocas veces pensamos en todo el trabajo que hay detrás. Nadie piensa en los pequeños productores, en cuánto reciben por su trabajo, y mucho menos, si hay o no trabajo infantil en ella.

En este país donde todos los días vemos, escuchamos o leemos malas noticias por aquí y por allá, se agradece de pronto enterarse de cosas buenas, como son los Proyectos Productivos de Toks, que desde 2003 han beneficiado a diversas comunidades, muchas de ellas indígenas, lo cual ha sacado de la pobreza extrema a miles de personas a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Recién se presentó el libro Tacaná: la historia detrás de la producción del café sustentable de Toks, el cual fue escrito por Gustavo Pérez Berlanga, quien también es director de Responsabilidad Social Empresarial y Proyectos Productivos de la cadena de restaurantes Toks. “Todos somos corresponsables de brindar condiciones de vida digna a los pequeños productores, del medio ambiente y de tomar conciencia sobre las decisiones que impactan en la cadena de valor”.

Una alianza productiva

La Cooperativa de Productores de Tacaná se conforma por pequeños cafeticultores de 21 comunidades -que constituyen alrededor de 800 productores- ubicadas en las faldas del Volcán Tacaná, que se ubica en el límite geográfico entre Guatemala y México, justo donde Toks decidió que podía hacer una alianza productiva que marcara un cambio.

Empero, la idea ha sido impulsar a los productores de las regiones más vulnerables, por lo cual desde 2016 Toks estableció una alianza con los productores orgánicos del Tacaná, quienes cultivan café dentro de la biósfera del volcán Tacaná en la región del Soconusco, en Chiapas. Un factor clave ha sido la incorporación de un líder local, José Verdugo Méndez, quien ahora funge como coordinador del Proyecto Productivo de Café en Chiapas de este grupo restaurantero.

Los pequeños productores reconocen el apoyo que han recibido y el poco conocimiento que tenían de las técnica para optimizar los cultivos, las condiciones climáticas, y lo peor de todo, el caudal de “coyotes” que inunda el mercado, que no son otra cosa que intermediarios que llegan a comprar la producción a precios muy por debajo del mercado aprovechando la precaria condición de la gente que cultiva el café.

Alta calidad y sabor

Así, cuando Toks llegó a la zona, la producción estaba en crisis, en buena medida por dichos intermediarios, lo cual había aumentado de forma alarmante los niveles de pobreza y marginación de la zona.

A la firma restaurantera, además, le había llamado la atención la alta calidad y sabor de este café de altura, el cual se produce a la sombra, además, en una Reserva Natural de la Biósfera, que es un área protegida, lo que planteaba un triple reto: a nivel social, económico y ambiental. Sin embargo, después de platicar con los habitantes y de ver las condiciones en las que trabajaban, se formó la idea de hacer la alianza y de construir una relación ganar-ganar.

En el proceso se afectaron muchos intereses, y por tanto, el camino no ha sido fácil, particularmente por los intermediarios y los evidentes intereses de firmas transnacionales en esta industria del café.

El café, el producto más vendido

Suena obvio decirlo, pero para Toks el tema del café es muy importante. Es su producto más vendido, porque se consume por la mañana, tarde y noche. Además, la cadena restaurantera sirve alrededor de 120 millones de tazas de café al año.

A decir del autor del libro, todos los productos de su carta son susceptibles de convertirse el día de mañana en proyectos productivos, pero hay unos que tienen más importancia que otros, claro está. Así que el café, para Toks, era y es una prioridad.

Ante ello, añade, “el diálogo, el aprendizaje constante y el impulso para mejorar la calidad de vida de productores hicieron de esta alianza una apuesta sustentable no sólo para los cafeticultores, sino también para la naturaleza”.

El café, hacia Estados Unidos y Suiza

La firma vio en este convenio la posibilidad no solo de sacar de la pobreza a comunidades enteras de esta zona chiapaneca, sino de hacerlos empresarios, que tanta falta hace a este país. Así, luego de asociarse con Toks, la cooperativa comenzó a producir más de 100 toneladas para la cadena de restaurantes.

También, con la asesoría de Toks, la cooperativa ha podido exportar su producto al extranjero, en particular a Estados Unidos y Suiza, que han sido mercados sensibilizados al tema no solo de precio, sino de la forma en que se produce.

Aunado a ello, los pequeños productores de café involucrados en este proyecto productivo han recibido capacitación para optimizar sus procesos y han aprendido técnicas de agricultura sustentable, con el fin de disminuir el impacto medioambiental.

Todo por una vida digna

Toks efectúa su operación bajo tres postulados: 1) el empoderamiento de la mujer, 2) erradicación del trabajo infantil en comunidades indígenas y 3) vida digna, de tal manera que la comunidad se vuelve autosustentable, sobre todo al proporcionar la capacitación necesaria y asistencia para el crecimiento.

Para concluir, Pérez Berlanga argumenta: “Tacaná no es sólo una historia de negocios, es una historia de vida y de amor al buen café. Es un relato de supervivencia y de reinvención en la que la alianza de una empresa con una comunidad de productores locales -alineada con los Objetivos de Desarrollo Sustentable- muestra un caso exitoso de sinergia, poniendo al medioambiente como protagonista y permitiendo el desarrollo económico y social de los pequeños productores del país”.

Compartir
Artículo anteriorLa publicidad con ética vende
Artículo siguienteSitio del día: Una app exclusiva de iPhone para organizar tus fotos
Es licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de Comunicación CM, desde donde edita medios especializados en las industrias farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de diversas materias de periodismo de la carrera de CC, en la UNAM, desde hace más de 25 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos y colaborado en los principales medios de comunicación en México.