La llegada de Disney+ está cada vez más cerca y la casa de Mickey Mouse no quiere dejar cabos sueltos de cara a su competencia para garantizar que el lanzamiento de este producto sea todo un éxito. Netflix es el gran jugador a enfrentar.

Para nadie es un secreto que la empresa de Los Gatos, California, fue uno de los principales motores para la industria del streaming. La propuesta de esta compañía mucho contribuyó para generar un mercado con un valor actual de miles de millones de dólares.

Según estimaciones entregadas por Statista, a nivel mundial, este mercado representa ingresos por más de 24 mil 837 millones de dólares a nivel mundial y, si consideramos que hay más de mil 073 millones de usuarios queda claro el por qué ahora Disney quiere dominar este sector.

Por muchos años, Netflix dominó este mercado; no obstante, las proyecciones de los analistas apuntan que la llegada de Disney+ acabará con este reinado absoluto que ya comienza a presentar signos de debilitamiento.

Un claro ejemplo de ello es lo que demostró una nota publicada por los analistas de Evercore –citados por la CNBC-, en la que se señalan datos de descargas internacionales, que en el caso de Netflix registran un incremento del 5 por ciento en el último año, muy por debajo del crecimiento del 21 por ciento registrado previamente.

Una abrumador adiós

Estas cifras han dado a Disney un mayor campo de acción el cual espera incrementar con una serie de acciones que buscan generar el mejor escenario para la llegada de su plataforma debilitando en la manera de lo posible a su principal competencia.

A principios de esta semana, se anunciaba que Disney comenzaría a sacar todo su contenido del portafolio de Netflix, en donde los primeros materiales en desaparecer serían los relacionados con Star Wars.

Días más tarde se dio a conocer que Disney y Amazon Prime habrían llegado un acuerdo para que el negocio de entretenimiento del gigante de e-commerce se quedará con los derechos para transmitir algunos contenidos de la productora de las princesas y superhéroes.

De esta manera se confirmaba que a partir del 1º de octubre materiales como Captain Marvel y Avengers: Endgame de Marvel Studios, así como Ralph Breaks The Internet, Toy Story 4, The Lion King, Aladdin y Mary Poppins Returns, estarían disponibles en Amazon Prime.

Un último golpe

El último golpe que ha querido dar Disney a Netflix tiene que ver con cerrar sus canales de distribución para la publicidad del que hasta ahora es conocido como el gigante del streaming.

A decir de información publicada por The Wall Street Journal, mediante un comunicado de prensa, Disney informó que comenzaría a vetar los anuncios de Netflix en todos los canales de su cadena ante los nulos beneficios que encontraba al dar espacio a su competencia.

En este sentido, la compañía aseguró que “a medida que más servicios de transmisión entren al mundo, incluida la competencia de Apple, WarnerMedia y NBCUniversal, Disney está reevaluando sus políticas para reflejar las relaciones comerciales integrales que tenemos con muchas de estas compañías”.

Gráfica del día: ingresos de Walt Disney Company
Diseño: Merca2.0

Un cambio más allá del streming

Lo hecho por Disney pone en claro el cambio radical que por necesidad tendrá la estructura de la publicidad en medios tradicionales.

Hasta hace unos años era común ver pautas en canales de televisión abierta y de paga relacionados con servicios como Netflix o Amazon Prime en donde se indicaban los nuevos lanzamientos, horas y demás detalles de las nuevas propuestas de contenido de estas plataformas.

No obstante, a medida que las compañías de medios tradicionales comienzan a sumarse al mundo del streaming, los ingresos de estas pautas deberán perderse para no dar espacio a los competidores en un mercado que se abre a nuevas oportunidades de crecimiento.

Empresas HBO han invertido miles de millones en el desarrollo de nuevos contenidos para sus plataformas de transmisión on demand. Abrir espacios publicitarios para que sus rivales cautiven a las audiencias sería algo más que un balazo en el pie, aún cuando se espera que las inversiones publicitarias para lanzar estos nuevos servicios sea grande.

En este sentido, por ejemplo, se espera que NBCUniversal invierta cerca de 100 millones de dólares para lazar Peacock. WarnerMedia haría lo propio con 300 millones de dólares en publicidad para el siguiente año, mientras que Netflix no se quedó a tras con una inversión de 1.8 mil millones de dólares en publicidad.

El escenario no sólo del streaming sino de la publicidad en medios tradicionales está por modificarse de manera importante y aunque las grandes empresas de medios tradicionales no despreciarán las inversiones hechas por las plataformas de streaming, si podríamos esperar pailas restringidas y con un mayor precio ante la creciente competencia en digital.