La relación entre Estados Unidos y Rusia se ha caracterizado durante los últimos años por estar envuelta en temas de posibles actos espionaje e interferencias en procesos importantes. Estos conceptos se han avivado luego de que se diera a conocer que un balón Adidas regalado por Vladimir Putin, presidente ruso, a su homólogo estadounidense, Donald Trump, mismo que presuntamente contiene un chip transmisor de información. Ahora, la marca deportiva y su tecnología están en medio de una discusión sobre las verdaderas intenciones del peculiar obsequio.

Durante la conferencia de presa que tuvo lugar luego de la reunión privada entre ambos presidentes en Helsinki, Finlandia, Putin obsequió un Teslar 18 de Adidas a Trump, producto que fue protagonista en la más reciente Copa del Mundo y que posee una tecnología especial que busca optimizar la experiencia de los usuarios así como de los fanáticos del futbol.

El balón está equipado con un chip NFC (Near Field Communication) el cual permite que transmitir información a dispositivos móviles que se encuentren cerca del mismo.

La marca optó por equipar su pelota con esta tecnología con el fin de que sus usuarios tierna acceso especial a contenidos adicionales como videos y otros materiales relacionados con dicho deporte.

Aunque no se sabe si en realidad el artículo entregado a Trump contenta dicho chip, lo cierto es que el balón mantiene el indicativo de su existencia, con lo que las especulaciones sobre el tema no se han hecho esperar.

El mismo día que Putin le dio a Trump el balón de fútbol, el senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, publicó en Twitter una advertencia: ”si fuera yo, verificaría el balón de fútbol para escuchar dispositivos y nunca lo permitiría en la Casa Blanca”.

Desde el sitio oficial de la marca, Adidas define esta tecnología como un recurso que “permite que dos dispositivos intercambien datos o activen ciertas acciones cuando están físicamente conectados entre sí” al tiempo que destaca que para activar el contenido sólo es necesario “un dispositivo compatible con NFC para que lea el código NFC. La mayoría de los dispositivos Android y el iPhone 7 y posteriores son capaces de leer códigos NFC”.

Hasta el momento, Adidas no ha realizado comentarios sobre la probable vulnerabilidad de su chips de la que ahora todos hablan; sin embargo en su sitio web se pude leer que “no es posible borrar o re-escribir los parámetros cifrados” en dicho dispositivo.

El 59.3 por ciento de los responsables de mercadotecnia a nivel mundial califican el manejo de datos como una actividad crítica para el buen desempeño de todos los procesos que se relacionan con el crecimiento de una empresa

Aunque lo anterior son especulaciones, lo cierto es que para las marcas se encienden las alertas. La innovación viene acompañada de una gran responsabilidad.

Las empresas deberán de asumir que como desarrolladoras de nuevas tecnologías tienen la responsabilidad de cuidar que dichos avances sean utilizados con los fines adecuados y niega en detrimento de la integridad o seguridad de sus usuarios.

Si bien ahora Adidas parece no tener mayor problema, lo cierto es que esto debería ser un signo de atención para futuras ocasiones, más considerando que las capacidades y habilidades de los hackers crece y se desarrolla al mismo ritmo que la propia tecnología lo hace.