x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Por qué los créditos que AMLO le prometió a las PyMEs no fueron exitosos?

Si bien parecían generosos en su concepción, los créditos para PyMEs que AMLO creó por la crisis sanitaria no parecen haber sido efectivos

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
AMLO-López Obrador-sana distancia
  • Se estima que, para finales del año, tal vez sean 500 mil PyMEs las que hayan cerrado para siempre sus puertas en México

  • Al presentar su plan de créditos a pequeños negocios, AMLO hizo énfasis que el objetivo sería apoyar al pequeño emprendedor y las familias

  • Sin embargo, también reafirmó que no se podría gastar tanto en el gobierno, debido a la crisis económica inminente

Ayer se reveló un reporte importante de La Razón y la Asociación Latinoamericana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Alampyme). Solo entre abril y agosto de este año, tal vez los meses más duros de la pandemia, se registró el cierre definitivo de unas 320 mil PyMEs en todo el país. Se trata de una resolución bastante lógica, considerando la crisis económica que afecta a todo el país (y el resto del mundo) y los millones de negocios que hay en el territorio.

Sin embargo, de forma secundaria, aparte revela el fracaso de una de las iniciativas de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para superar la crisis económica de la pandemia. A finales de marzo, a medio mes de haber comenzado oficialmente la epidemia de México, el presidente dijo que se iban a otorgar tres millones de créditos a las PyMEs del país. Cada uno tendría un valor de 25 mil pesos, para hacer frente a los efectos de la emergencia sanitaria. ¿Qué pasó?

Fondos insuficientes para las PyMEs

De inicio, el primer error en el plan de créditos de AMLO es la cantidad que se destinó a este proyecto. Cierto, una cifra total de 75 mil millones de pesos (mdp) parece bastante sustanciosa y más que suficiente para lidiar con los problemas económicos de la pandemia. Sin embargo, es evidente que el plan original de apoyo a las PyMEs se pensó en el escenario optimista de una pandemia corta. Y es que ni la cantidad, ni el valor de los apoyos bastan para sobrevivir.


Notas relacionadas


De acuerdo con Forbes, para 2017, las PyMEs de México gastaban solo en trámites, unos 21 mil 200 pesos al mes. A las cargas administrativas se le deben de sumar elementos como el costo de los salarios, o bien de los insumos que se necesitan para operar. Incluso si una marca decide cerrar temporalmente y despide a todos sus empleados, debe de seguir lidiando con múltiples factores fijos. Un único préstamo de 25 mil pesos no es, ni de cerca, lo suficiente.

A eso se debe sumar que los tres millones de créditos ofrecidos por PyMEs no basta para dar una cobertura adecuada a todos los negocios de este tipo en el país. Para 2018, de acuerdo con INEGI, tan solo los micro-negocios suman cuatro millones de unidades económicas. Es decir, no hay ni de cerca lo suficiente para otorgarle al menos una ayuda a cada uno de los emprendimientos en México. Por supuesto, este es un reto menor frente al otro problema.

Los créditos de AMLO están mal planteados

Considerando la forma en la que se estructuraron los apoyos a las PyMEs desde el Gobierno federal, parece que están mal estructurado el plan para apoyar la economía de México. Parece evidente que la idea de estos apoyos era justo complementar la operación de las marcas, pero considerando que iban a continuar con cierto nivel de ventas. La verdad es que, con todas las restricciones sanitarias, muchos cerraron temporalmente o solo no tuvieron ningún cliente.

Una mejor forma de haber estructurado los créditos de las PyMEs habría sido establecer un flujo de dinero constante a los negocios. Es decir, una serie de préstamos que permitiera a las empresas mantener la liquidez. Por supuesto, lo anterior hubiera requerido una inversión que el Gobierno federal no habría estado dispuesto a realizar. Pero al menos hubiera evitado que se dieran tantos descalabros. Pero hay una posibilidad adicional que se podría haber aplicado.

Tal vez se podría haber diseñado un esquema de financiamiento no para los negocios, sino para las familias. Una especie de ingreso básico mínimo que les permitiera tener un consumo más estable. De esta forma, las PyMEs no hubieran perdido tanto negocio en los meses de pandemia. Claro, esta posibilidad también supone una inversión significativa de parte de las autoridades de gobierno. Algo que, de nuevo, AMLO ha dicho que reducirá lo más posible.

Otros artículos exclusivos para suscriptores