Durante las primeras horas de este lunes, el hashtag #coronacapital18 se convirtió en tendencia dentro del mercado mexicano.

La etiqueta que guió la conversación alrededor del festival musical que se ha convertido en bandera para una de las cervezas mexicanas más emblemáticas, ha generado hasta el momento 423 mil 533 impresiones con más de198 mil 570 cuentas alcanzadas, según proyecciones de Tweetreach.

La relevancia del tema y lo que supone para Corona -marca detrás de dicho evento- en términos de exposición así como de conexión con su público meta, deja en claro el potencial que los esfuerzos de event marketing, especial meten aquellos relacionados con la música, tiene para cautivar a los públicos meta.

Un estudio reciente realizado por Event Marketing Institute, revela que el 89 por ciento de las compañías que implementan estrategias para eventos lo hace para incrementar sus ganancias, mientras que un 86 por ciento apuesta por estos desarrollos para impulsar el brand awareness.

De acuerdo con datos de Pollstar, los festivales que más boletos de entrada venden son, en orden de importancia, Coachella, Austin City Limits, Lollapalooza, Outside Lands Music & Arts, Stage Coach y Corona Capital.

No obstante, desarrollar y posicionar un evento no basta para capitalizar los beneficios de este tipo de acciones; lo realmente retador e interesante está en potenciar las ventajas de dicha conexión más allá del evento mismo. Así lo revela la estrategia de destape del cartel de la edición 2018 del Corona Capital y las lecciones que la acción ofrece a la mercadotecnia.

Desde la noche de este domingo, en su cuenta de Twitter, Corona anunció que daría a conocer las bandas que se presentarían en su festival. La expectativa es un gran aliado para cualquier marca y estrategia de mercadotecnia; se trata de una efectiva táctica para mantener el interés y atención de aquellos consumidores que generan valor para los intereses de la firma.

De esta manera, durante las primeras horas de este lunes, un nuevo post invitó a los seguidores a descubrir al primer artista confirmado. Se entregaron un par de coordenadas, al tiempo que las indicaciones invitaban a los usuarios a compartir una foto, ser ellos quienes revelarán a la banda y tener al oportunidad de ganar boletos para el esperado evento.

No todas las acciones ocurren dentro de digital, aunque así pareciera exigirlo el propio mercado. Una combinación de ambas plataformas puede generar una experiencia mayor; este es un ejemplo que además pone al centro al consumidor al darle el poder de revelar a la banda participante.


Paralelamente, dentro de las redes sociales circula un cartel no oficial de las bandas que podrían dar vida al Corona Capital de esta año y aunque la marca no ha desmentido o afirmado la información de dicha imagen, si ha encontrado una oportunidad para mantener la conversación, interés y expectativa.

Al parecer la estrategia se centrará en revelar el cartel poco a poco con la promesa de entradas gratis y la participación de los usuarios en redes sociales, lo que por defecto supone mayor alcance para la marca y exposición entre mercados que no necesariamente son su públno meta.

Como sucede con otros eventos como el Vive Latino, Ceremonia, NRML, Pa’l Norte, Trópico o Cumbre Tajín, el cartel del Corona Capital resulta relevante para la mercadotecnia tanto por el interés que genera entre las audiencias como por las lecciones que se pueden aprender de la estrategia que lo respalda, misma que aunque parece centrarse en el propio evento y sus bandas, logra poner al centro al consumidor, lo cual es bien valorado en estos tiempos.