Encontrar un trabajo, ya sea por primera vez o por la búsqueda de uno mejor, no es nada sencillo. En mercados como el mexicano incluso se habla de un déficit de empleo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que durante este año en México la tasa de desempleo suba a 3.7 por ciento para llegar a 2.2 millones de personas desempleadas. Si bien la falta de vacantes es un elemento que juega en contra, la realidad es que también existe un fenómeno de percepción de falta de talento, mismo que aunque es una realidad, también responde a una falta de habilidades por parte de los profesionales para crear un curriculum vitae adecuado.

Por estas razones tu CV no sirve

Un CV bien elaborado mejora las posibilidades de llegar a una entrevista de trabajo con puntos adicionales para quedarse con un empleo, más si consideramos las nuevas herramientas que las empresas empleadoras están utilizado para optimizar sus procesos de selección y reclutamiento.

Una gran parte de las empresas utilizan sistemas conocidos como ATS (application tracking systems), programas de software que “escanean” los currículums que reciben online para realizar una primera selección de candidatos con base a palabras clave. La finalidad de estos sistemas es eliminar de forma automática a la mayoría de los candidatos que no empatan, cuando menos a primera vista, con el perfil buscado por la compañía, con lo que se estima que . De esta manera, que solamente un 3 por ciento de los curriculums que se envían mediante plataformas online llegan a contactar con un reclutador.

Así, el curriculum es más que la carta de presentación de un empleado que busca cubrir una vacante; el CV debe ser visto como el primer acercamiento que el profesional tiene para conquistar al reclutar.  De hecho, un estudio indica que si no obtienes la atención de un reclutador con tu currículum en menos de 6 segundos, estás perdido.

Cumplir con la “regla delos 6 segundos” demanda considerar muchos aspectos y particularidades de cada puesto así como de cada candidato; sin embargo, existen algunas rasgos a considerar que se ubican como factores de fracaso para cualquier CV:

Un curriculum para todo

Hacer un sólo CV para enviarlo de manera masiva a cientos de empresa puede funcionar cuando el candidato tiene objetivos profesionales muy claros; no obstante, en tiempos en el que un profesional puede ocupar más de un puesto, esta práctica podría no ser un acierto.

Lo recomendable es hacer varias versiones que se adapten a diferentes tipos de rol así como a lo que cada empresa busca; esto mejorara las posibilidades de visibilidad.

Un CV muy formal

Se piensa que lo mejor es entregar un CV sobrio que demuestre mucha formalidad; no obstante, ser creativo y agregar un poco de color o elementos distintivos podría hablar más de la personalidad del profesional. La creatividad puede demostrarse desde esta hoja de vida.

Todo en una página

La experiencia es lo que debe dictar la longitud de un CV. Lo que se debe cuidar en este sentido es no llenar el curriculum con datos innecesarios; es vital discernir en aquello que la experiencia propia puede aportar a las necesidades de la empresa.

Incluir todos los datos de contacto

Se piensa que incluir todos los puntos de contacto disponibles aumentará las probabilidades de ser contactado; no obstante, lo cierto es que es suficiente con incluir aquel medio que con toda seguridad se atenderá. Lo demás sólo será paja que limitará el proceso de lectura y comprensión del CV.