Pilas que no dañan el medioambiente al desecharlas (utopía o realidad)

Una compañía japonesa está desarrollando una pila que, aseguran, no daña el medioambiente al ser desechada. La presentan este jueves.

El desarrollo de productos y servicios innovadores es, en muchos casos, la diferencia entre sobrevivir o crecer para las empresas. Estar a la vanguardia en creatividad e inventiva genera, tarde o temprano, réditos económicos.

Un ejemplo es lo que está haciendo la compañía de telefonía japonesa Nippon Telegraph & Telephone (NTT), que dio a conocer este lunes que desarrolló una pila o batería ecológica que no contamina el lugar en el que es desechada.

La contaminación que provocan las baterías es, precisamente, uno de los grandes problemas de este tipo de acumuladores de energía, ya que los metales con los que están compuestos son, en general, altamente tóxicos.

Para poner a prueba la seguridad medioambiental, la NTT hizo un experimento en el que enterró fragmentos de una de sus pilas usadas en la tierra de cuatro macetas en proporciones diferentes y los exámenes determinaron que no se afectó al crecimiento de los vegetales.

Según NTT, a diferencia de las pilas convencionales, las suyas no tienen zinc u otros metales contaminantes, sino que está producida con componentes que se encuentran en los fertilizantes y elementos naturales para que pueda “regresar a la tierra” de forma segura.

El diseño será presentado entre el 22 y 23 de febrero en un foro de investigación que tendrá lugar en Tokio, Japón. Se trata del Digital Technologies for a Brighter Future.

Un peligro

Según información del Centro de Capacitación Eléctrica y Energías Alternas (CCEEA), todas las pilas tienen sustancias como mercurio, cadmio, litio, plomo, que son sumamente tóxicas para la salud y el ambiente.

Cuando son desechadas o, peor, incineradas se convierten en un residuo tóxico y sus componentes químicos-tóxicos se modifican en el ambiente, volviéndose en algunos casos, incluso más tóxicos. “Por ejemplo, el mercurio y el cadmio, y otros metales, no se destruyen con la incineración: son emitidos a la atmósfera, convirtiéndose en gases de efecto invernadero”, detalla el organismo.

El reciclaje de las pilas insume muchos recursos en tiempo y dinero. El proceso varía de acuerdo con el tipo de batería: las pilas de mercurio (tipo botón) se reciclan con calentamiento y extracción del mercurio con la condensación de los gases. En las pilas convencionales, se trituran y se calientan controladamente. “La condensación posterior permite la obtención de un mercurio con un grado de pureza superior al 96%. De la trituración de las pilas normales se obtiene escoria férrica y no férrica, papel, plástico y polvo de pila. Finalmente, el polvo pasa al proceso hidrometalúrgico para recuperar los diferentes metales que contiene”, explican en la CCEEA.


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299