¿Piensas exportar a China? 4 pasos que debes seguir para proteger tu marca en el extranjero

Silicon Valley
Silicon Valley

En el último año, después de los desencuentros con Estados Unidos, México ha optado por aumentar el intercambio comercial con China, pues tan solo en mayo de 2017 nuestro país exportó 634 millones de dólares en productos, un 84 por ciento más que el mismo mes de 2016 y el mayor a cinco años, según el Banco de México (Banxico).

En la reciente gira del presidente de México, Enrique Peña Nieto, a China fue para expandir la relación comercial, ya que uno de sus pasos más grandes fue la firma con la segunda compañía de comercio electrónico más grande del mundo, Alibaba, la cual venderá productos Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) mexicanas en China.

De acuerdo con el Huffington Post, en China se tiene por costumbre analizar ideas innovadoras del exterior para posteriormente hacerles ligeras modificaciones y presentarlo como un producto de origen chino, pero a todas luces, para el extranjero es un plagio o robo de propiedad intelectual, lo cual demuestra que el parámetro normal en el país asiático la innovación surge a expensas de la infracción, por lo que se recomienda que las marcas que busquen expandirse a China, consideren los siguientes aspectos:

Uno. Si vas a fabricar en China, viaja con un nativo chino, nunca solo, ya que la comunicación para los negocios será vital, aunado a que no puedes proyectar una imagen de aprendiz, porque sería lo mismo a “inexperto”.

Dos. Aunque los negocios tengan reglas universales de negociación, cada país tiene sus propias leyes, que de no tomarlas en cuenta podría significar una multa millonaria que sería el fin para cualquier marca extranjera. Para ello, se recomienda trabajar con un socio que sabe cómo se manejan los negocios allá, personas que entiendan de contratos y asesores jurídicos.

Tres. Además de seguir los propios puntos, los inversionistas de una marca deben pedir consejos, además de asesorías, ya que no conocer los “usos y costumbres” puede significar meterse en problemas.

Cuatro. Como extra, un inversionista siempre necesitá atención adicional en los controles de calidad y aduanas, es decir, trabajar con alguien que te ayude a manejar de forma exclusiva tu control de calidad, por lo tanto, debe ser alguien confiable que no sea parte del staff.