Pese a escándalo en Rio, Ryan Lochte firma con nuevo patrocinador

El escándalo sucedido en Rio de Janeiro por el invento de un robo por parte del nadador olímpico Ryan Lochte, le costó perder los patrocinios de dos marcas que lo apoyaron durante los juegos; Speedo y Ralph Lauren. Ambas firmas decidieron no continuar su relación y se deslindaron del atleta por su comportamiento inadecuado.

Sin embargo, tal parece que no todo está perdido para la imagen del ganador de la medalla de oro con el equipo de natación de Estados Unidos en la prueba de relevos 4×200 estilo libre masculino. Lochte tiene una nueva marca que se fija en él.

Se trata de Pine Bros., un fabricante de pastillas para la garganta que confirmó la vinculación con el nadador estadounidense en diversos medios para después hacerlo público en su cuenta de Facebook. Lochte, por su parte, agradeció el apoyo en su perfil de Twitter. Esta es una oportunidad para el deportista de mejorar el impacto negativo que tiene su imagen tras lo sucedido en Brasil.

El buen comportamiento y profesionalismo son dos cualidades que las marcas consideran como factores importantes a la hora de vincular su imagen con la de algún atleta de alto rendimiento, además -naturalmente- de los logros en su deporte.

Cuando un deportista se ve involucrado en una situación negativa, generalmente le cuesta perder patrocinios, así sucedió en su momento con Lance Armstrong, siete veces ganador del Tour de France que, tras admitir que se había dopado perdió el apoyo de Nike, Honey Stinger, y Anheuser-Busch.

También le ocurrió a Tiger Woods, mucho tiempo el deportista mejor pagado del mundo pero que en 2009 perdió patrocinios de TAG Heuger, Gillette y Gatorade después que trascendiera en los medios que su matrimonio estuvo en problemas por un caso de infidelidad. Otro caso es el de Oscar Pistorius que perdió a Nike y Oakley, al ser acusado del homicidio de su novia.

Pero, pese a que algunos atletas han incurrido en errores, muchas marcas saben que su talento deportivo y carisma son un gran engagement con el público, por lo que en ocasiones regresan los patrocinios o acuerdan nuevos.

El mejor ejemplo de esto es María Sharapova, quien fue suspendida por doping, pero el manejo de su imagen y discurso tras lo sucedido, demostró que la tenista rusa no sólo es una gran atleta, también es experta en el manejo de su branding personal y, aunque en un principio perdió patrocinadores, algunas marcas regresaron, así sucedió con Nike y Head.

Otro caso famoso es el de Michael Phelps, que perdió el respaldo de Kellogg’s ras publicarse una fotografía del nadador olímpico fumando marihuana en una fiesta. Sin embargo, algunas de las marcas se quedaron con él, incluso durante su breve retiro, como Under Armour. Hoy es el máximo ganador de medallas de oro en la historia de los Juegos Olímpicos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299