CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Pararse por un café de máquina resulta menos común de lo que pensamos, incluso en una “próspera ciudad”

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La marca de nuestras ciudades, desde la perspectiva del ciudadano, podría ser, en realidad, la menos representativa cuando se trata de promoverla en cualquier ámbito.
próspera ciudad

Érase una vez una ciudad, imaginemos una metrópoli que se ostenta como una de las tres más importantes de su país, envuelta por cerca de 80 km de pavimento, una circunferencia incompleta pero sí figurada.

La marca de nuestras ciudades, desde la perspectiva del ciudadano, podría ser, en realidad, la menos representativa cuando se trata de promoverla en cualquier ámbito y en algunos casos, como la ciudad de esta ficción, cuando se trata de resaltar sus virtudes, un discurso que menciona a los habitantes como parte de un inventario inerte, decir que la ciudad es grande gracias a ellos sin siquiera conocerlos, cuánto de lo que  escuchamos en los discursos es tan solo una idea que gravita sobre un ideal respecto de los gobernados.

Pintar de naranja el piso de una cancha de baloncesto en las escuelas y los parques, y años después ver las mismas canchas cubiertas de azul o de verde ayuda poco en lo referente a la armonía deseable entre la identidad de una sociedad y la “polis” imaginada en la mente de quienes dictan las prédicas de radio y televisión, así como los encabezados en los periódicos.

Imagina vivir en este espacio, sí, imagina que por casi tres años ves anunciado un sistema de transporte para tu ciudad y al momento de estrenarlo observas que tu barrio o sector no es parte del gran proyecto de la TV, ni siquiera forma parte de las fotos publicadas en las ocho columnas.

Tal vez, en ese momento comprendes que vives en un pedazo de ciudad y no en “la ciudad”; que no eres parte de esa gran metrópoli de las conferencias. Ese mismo día, al pisar el tradicional camión urbano de siempre rumbo a la universidad, ves pasar las esquinas sin OXXO, las calles sin asfalto de tu colonia y las colonias vecinas. En efecto, tuviste la suerte cardinal de vivir al lado Nor Oriente, un tramo aproximado  de 21 kilómetros sin una de estas tiendas de conveniencia.

Esta ciudad progresista no lo parece tanto si vives por el lado donde nace el Sol, ¿qué pasaría si las imágenes de la ciudad solo tuvieran de fondo ollas de barro, o adornos de la tradicional alfarería de este sector? ¿Sería la misma ciudad progresista de la que se habla?

Por supuesto que, cuando se presume la ciudad, los que la dirigen tienen en mente otros andares, ese progreso relativo y lúcido solo se dibuja en el fantasioso “visit” turístico. Esta evidencia del descuido en el manejo de la marca ciudad podría interpretarse como un hecho irremediable o un fenómeno inevitable, eso que hoy se conoce como “colateralidad”.

La desigualdad, por supuesto, nos ha conformado a lo largo de la historia, hasta podríamos asumirla como necesaria, solo que esto de ningún modo pretende hacerla invisible.

¿De qué color es la ciudad en la que vives y, sobre todo de qué color te gustaría que esta sea en el futuro? Sería pertinente que, al menos, fuese de un color de los que no vemos en televisión todos los días. La inquietud por refundar nuestra marca o nuestro entorno claudica cuando la historia se intenta narrar desde una providencia resguardada bajo la confortable sombra de cuatro altas y sólidas paredes.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados