Otra explosión en Estados Unidos: esta vez en un paquete de FedEx

La explosión de un paquete bomba en un depósito de FedEx cercano a San Antonio es tendencia en las redes. El FBI dice que podría estar vinculado con los estallidos de Austin que mataron a dos personas de los últimos días.

Imagen ilustrativa: Bigstock

El aceitado sistema de envíos del que FedEx es uno de los líderes mundiales podría verse afectado luego de que en la madrugada de este martes 20 de marzo estallara un paquete bomba en una de sus instalaciones.

La explosión ocurrió a las 2.30, dentro de un depósito de FedEx en Schertz, Texas, cerca de San Antonio.

Según la información preliminar recopilada en la escena, podría haber una conexión directa con otras cuatro explosiones recientes de Austin, en los que hubo dos víctimas fatales, dijo el FBI en un comunicado. Las anteriores explosiones en esa ciudad no fueron a través de FedEx, sino por paquetes bomba dejados en diferentes lugares.


La Policía de Austin había dicho que las explosiones anteriores serían obra de un “atacante en serie” y ahora no descartan que lo ocurrido en el correo de envíos tenga alguna conexión.

En la explosión en FedEx no se informaron heridos graves, según la responsable de la comunicación de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), Nicole Strong.

Con la comunidad alarmada, la policía está obteniendo más recursos para investigar las explosiones. “En este momento hay un ejército de policías en escena: están obteniendo todos los recursos que necesitan”, dijo el alcalde de Austin, Steve Adler, a CNN el lunes.

Según AP, en el momento de la explosión en FedEx había unos 75 empleados trabajando en las instalaciones de la compañía.

¿El boicot y algo más?

Hay que recordar que luego del tiroteo en la escuela de Florida que cobró la vida de 17 personas, desde algunos sectores de la sociedad civil exigieron a distintas empresas que corten relación con la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés).

Una de esas compañías es FedEx, para la que pidieron un boicot de usuarios mientras mantenga convenios con la mencionada asociación. La alianza tiene que ver con la entrega de descuentos a miembros de la NRA.

La marca de logística dijo que mantendrá el acuerdo comercial, pero aclaró que si bien respalda el derecho constitucional de los ciudadanos estadounidenses a poseer armas de fuego (con controles de antecedentes) y que apoya las iniciativas que promueven que los rifles de asalto queden fuera de las manos de civiles.