Durante el avance de la pandemia en México, mucho se ha hablado sobre las medidas tomadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y su gobierno para prevenir consecuencias mayores ante el brote.

En redes sociales, es sencillo encontrar cientos de críticas al gobierno federal que con sustento o con la carencia del mimos, parecen ser una tendencia que se replica a nivel mundial.

Sin confianza en los gobiernos, turno para las marcas

Cuando menos así lo refiere un reciente estudio firmado por McCann Worldgroup Truth Central, el cual indica que apenas el 14 por ciento de las personas a nivel mundial creen que sus gobiernos están muy preparados para enfrentar al COVID-19.

Cuando la lectura se hace por países, llama la atención que en Japón, por ejemplo, la cifra apenas llega al 5 por ciento, mientras que en Reino Unido el indicador alcanza el 6 por ciento.

En contraparte, el 31 por ciento de las personas afirma que su país se encuentra listo para hacer frente a la pandemia.

En términos generales, resalta el hecho de que el 61 por ciento de las personas coinciden con la afirmación “Soy responsable por mi seguridad” , número que dista mucho del 39 por ciento de quienes afirmas que “Las instituciones deberían mantenernos seguros a todos”.

Para las marcas y el sector empresarial, esto puede suponer una oportunidad importante para posicionarse como verdaderos aliados de sus públicos meta.

El presidente y CEO de McCann Worldgroup, Harris Diamond, refirió que “el mundo empresarial puede desempeñar un rol clave en proveer valor y hasta alivio en cada una de estas etapas al entender los sentimientos específicos que esta pandemia sin precedentes ha generado y respondiendo a las necesidades exclusivas de los consumidores durante estos momentos de incertidumbre. Con el contexto cultural e información, las marcas pueden crear ahora conexiones significativas con los consumidores las que continuarán mucho después de que esta pandemia decline”.

Economía, lo que más preocupa

En este sentido, es importante identificar en dónde estála preocupación de los consumidores y, aunque podría parecer contradictorio, la realidad es que el grueso de la población mundial se preocupa más por los aspectos económicos que por la muertes causadas por el virus.

De manera detallada el informe indica que la preocupación de las personas alrededor del coronavirus se distribuye de la siguiente manera:

  • 48 por ciento cree que la economía sufrirá
  • 43 por ciento se preocupa de la cantidad de gente que morirá
  • 32 por ciento se siente angustiado por quienes son vulnerables y quedarán aislados
  • 21 por ciento se preocupa por sus empleos y problemas financieros
  • 28 por ciento se preocupa por la falta de provisiones
  • 14 por ciento siente inquietud sobre la gente que se volverá más racista.
  • EL gran momento para la comunicación

Con estos números de antesala, queda claro que los esfuerzos de comunicación y publicidad tienen ahora un papel especialmente importante.

En principio, sector gobierno tiene una importante área de oportunidad al respecto, mientras que las empresas deberían demandar aun más estos servicios parea hacer del conocimiento de sus targets los esfuerzos que están realizando para contribuir a mitigar la crisis.

Aunque históricamente se sabe que ante crisis de esta naturaleza lo primero que se detiene son las inversiones en publicidad y comunicación, ahora queda claro que no es el momento de frenar estos esfuerzos.