Si bien para todas las industrias el proceso de reapertura será fundamental para recuperar algo de lo perdido, la realidad es que para las aerolíneas la necesidad es especialmente mayor.

Lo que el mercado ha perdido ha dejado a muchas marcas del sector en una posición sumamente complicada.

Ganancias e ingresos en picada

Recordemos según un reporte entregado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), indica que el brote de COVID-19 obligará a las aerolíneas a reembolsar a sus clientes hasta 35 mil millones de dólares por boletos.

La cifra es casi la misma que en meses pasados la asociación presentó como el total de ganancias para la industria durante 2019: 35 mil 500 millones de dólares.

Los números no mienten. La baja y en algunos casos nula afluencia de personas en ciertos aeropuertos será elemento para que la mayoría de las marcas de aerolíneas pierdan el 20 por ciento de su valor luego de la pandemia.

Así lo revela el último reporte entregado por Brand Finance, mismo que explica que el sector de la aviación se verá especialmente golpeado por el coronavirus.

“La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha dicho que la mayoría de los transportistas quebrarán dentro de dos meses como resultado del cierre de las fronteras por los gobiernos para contener el brote de coronavirus. Una gran cantidad de líneas aéreas importantes han desembarcado a la mayoría de sus flotas y han anunciado planes para despedir a miles de empleados, ya que ahora enfrentan una crisis como nunca se había visto en la industria aérea”, detalla el documento.

En esta misma línea, un reporte reciente de Cicotur Anahuac, indica que se espera una baja de ingresos por 172.9 mil millones de pesos dentro de esta industria.

Sin equipaje de mano

Recuperarse de esta caída no será sencillo, más cuando consideramos que las aerolíneas deberán de acatar medidas de prevención y sanidad que no siempre gustarán al cliente y que de manera directa perrearan en su negocio.

Basta con reconocer que ahora se ha puesto sobre la mesa la recomendación de prohibir a los pasajeros volar con equipaje de mano.

En días recientes, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de la ONU publicó una guía de normas y estándares para reactivar la industria aérea, en donde resaltó una medida que llamó la atención: Prohibir el equipaje de mano en la cabina de los aviones.

El asunto se reflejará de manera inmediata y directa en la satisfacción de los viajeros, mismos que prefieren volar con lo mínimo por comodidad y para evitar los cargos extras que se pueden generar al documentar equipaje.

De manera puntual, la recomendación de la OACI indica que los pasajeros deberán de documentar todas sis maletas y evitar llevar equipaje de mano a excepción de bolsas pequeñas que se puedan colocar debajo de los asientos.

Con esto se busca evitar la aglomeración provocada por los viajeros al momento de guardar en los compartimientos superiores su equipaje.

¿Nuevo reto para las aerolíneas?

Lo cierto es que esta norma no es una realidad. Las reglas dictadas por las OACI son acatadas por los países miembros, entre los que encuentra México, pero no de manera idéntica, ya que cada uno ajusta estas recomendaciones a sus leyes. Sin embargo, una vez que el gobierno de cada país acepta la norma, las aerolínea que operan en el mercado están obligadas a seguirla.

Hasta el momento, Reino Unido ya estableció esta norma, con lo que en días siguientes, la regla podría ser aceptada por otros países.

Además de comunicar correctamente las razones de esta posible mediada, las aerolíneas están obligadas a corregir sus principales deficiencias más aun en tiempos complicados como el actual.

En esta sentido, vale la pena mencionar las proyecciones entregadas por  el Departamento de Investigación de Merca2.0, mismas apuntan que entre los principales problemas de las aerolíneas que causan molestia entre los usuarios en el país se encuentran la impuntualidad (24,5 por ciento), el costo elevado y sobreventa de boletos (21,3 por ciento), el mal servicio durante el vuelo (9,9 por ciento), el extravío de equipaje (7,6 por ciento), así como el rezago en la entrega del mismo (7,6 por ciento).

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299