x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Mujeres sufren desproporcionadamente más por la pandemia de COVID-19, afirma la ONU

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Aparte del reto médico, la COVID-19 también intensificó fenómenos como la violencia de género y el trabajo no-remunerado entre las mujeres
  • Desde antes de la pandemia, las mujeres dedicaban tres veces más horas al día a trabajo no-remunerado, frecuentemente doméstico

  • Esto es más común en países y comunidades donde las madres aún son vistas como la principal responsable del cuidado de la casa y los hijos

  • Un día antes de este reporte, la ONU publicó otro estudio donde advertía de un escalamiento en la violencia contra niñas y adultas refugiadas

Si bien la COVID-19 ha sido una tragedia para el mundo, es particularmente difícil para las mujeres. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), citada por CNN, la pandemia ha afectado de forma desproporcionada a este sector de la población. Y no por el hecho que sean más propensas a desarrollar síntomas o fallecer por el virus. Las condiciones sociales y económicas causadas por la crisis han hecho más profunda la brecha de género.

De acuerdo con el reporte Whose Time To Care? de ONU Mujeres, la cantidad de trabajo no-remunerado ha incrementado para la población general a raíz de la pandemia. Pero han sido las mujeres quienes sufren el incremento más sustancial. No solo eso, sino que también es más probable que hayan abandonado la fuerza laboral remunerada. Esto se suma a la ya de por sí mayor carga doméstica y baja tasa de participación económica que había pre-COVID.

Trabajo no-remunerado y desempleo: Las consecuencias de la COVID-19 para las mujeres

En promedio, las mujeres ahora dedican 5.2 horas adicionales cada día a cuidar de sus hijos. Por el contrario, los hombres solo invierten 3.5 horas extra frente al mundo pre-pandemia. En la gran mayoría de los países donde se realizaron encuestas, las madres dedican más de 30 horas a la semana al cuidado de los niños. Es decir, casi la misma cantidad de tiempo que se le invierte a un trabajo de tiempo completo, remunerado, en muchas naciones observadas.

Esta mayor carga de trabajo doméstico ha impulsado a muchas a abandonar las labores que sí están remuneradas. Para finales del segundo trimestre de 2022, había 1.7 veces más mujeres que hombres fuera de la fuerza de trabajo. La proporción aplica tanto a países desarrollados como emergentes, pero tiende a ser más alta en las naciones de América Latina. Sin embargo, el detalle más escalofriante está en la evolución de las tasas de violencia de género en 2020.


Notas relacionadas


Violencia y salud: Otras plagas que incrementaron durante la pandemia

La COVID-19 no solo ha sido devastadora para la lucha por la equidad de género en términos económicos. Otro reporte de ONU Mujeres apunta que, ya desde antes de la crisis sanitaria, al año 243 millones de mujeres y niñas entre 15 y 49 eran violentadas por su pareja al año. Pero con el confinamiento y las medidas sanitarias de distancia social, este fenómeno se intensificó. Además, muchos fondos para atender estos retos se han desviado a la emergencia sanitaria.

Pero incluso en lo que se refiere a atención médica, las mujeres parecen ser más vulnerables que sus contrapartes masculinas. De acuerdo con National Geographic, no se trata de un reto nuevo. Sin embargo, las condiciones especiales de la pandemia sí reflejaron que la atención médica que recibe este sector del público no son ideales. Incluso en Estados Unidos (EEUU), la mayoría de las pacientes consideran a su ginecóloga la mejor referencia para su salud.

Las otras pandemias de género que sufren las mujeres

Una carga de trabajo doméstico desigual, mayor desempleo, violencia de pareja y atención a la salud deficiente no son las únicas plagas que deben soportar las mujeres. En México, hay también una situación extrema de feminicidios. Una que las autoridades, hasta la mera cima del poder político, no solo se han negado a reconocer con la seriedad necesaria. Tampoco han sido efectivos para garantizar condiciones seguras para este sector en muchas partes del país.

Hay algunas empresas que han tratado de abordar algunos de estos retos de seguridad de una forma muy simple. Tanto Didi como Uber han presentado servicios exclusivos para las mujeres, en un intento por crear una atmósfera segura dentro de sus negocios. Sin embargo, estas propuestas no son más que una forma, muy superficial, de atender estos desafíos. Hay todavía muchos elementos pendientes que se deben de abordar en el corto y mediano plazo.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados