MTV, Belanova y Virgie

test script image

Por Daniel Granatta
Twitter @danigranatta

Advertisement

Cualquier intento de dejar MTV como canal musical de fondo mientras hago otra tarea se ha vuelto completamente imposible. Será que soy de la vieja escuela, pero series para adolescentes y reality shows grotescos pueblan su parrilla de programación relegando, a no tengo muy claro dónde, aquello por lo que un día veíamos MTV: los vídeos musicales. Razón primaria: los adolescentes de ahora ya no ven los vídeos en MTV, sino en YouTube.

En un antiguo y memorable anuncio para televisión en España de la marca de relojes Viceroy, se presenta a Julio Iglesias caminando por la calle cuando, de repente, se topa con un certamen en el que se elige a su mejor imitador. Al lado del resto de concursantes y en el momento en que el presentador de la gala está a punto de anunciar el nombre del ganador da un paso al frente convencido de ser él. Sin embargo, el ganador resulta ser otro de los participantes, que luce en su muñeca un enorme reloj de la marca. Julio Iglesias muestra primero cara de duda pero finalmente se une al aplauso general, reconociendo que el detalle del reloj hace al imitador un mejor Julio Iglesias que él mismo.

Sirva la exageración para hacer énfasis en un hecho: los fans son más fans del personaje del que se dicen ser fans que el propio personaje que en sí lo es de sí mismo. Porque lo que suele ocurrir que cada vez que un artista triunfa lo haga no siendo él como individuo, sino haciendo de sí mismo un personaje del que ya no se puede desligar en el futuro, para seguir a la altura de lo que sus fans esperan de él.

Así que supongo que ser una estrella de rock debe ser, en ocasiones, una especie de tedio mortal, uno intentando hacer cosas nuevas pero tus fans siguen exigiéndote que cantes “Light my fire” (si te apellidas Morrison), “Creep” (si te apellidas Yorke) o “Persiana americana” (si te apellidas Cerati), entre otros muchos ejemplos.

Así y todo, mediante talento y perseverancia, muchos de estos nombres trascienden a lo largo de toda su carrera, contagiando a la mayor parte de sus seguidores de su gusto por la innovación como parte de la evolución de su trayectoria.

Hay otras bandas que no trascienden tanto. Tienen sus éxitos, pero su legión de fans es algo menor. Y en vez de aprovechar esto para crecer y proponer e intentar llegar a más audiencia, se limitan a intentar conservar su pequeño nicho. Pongamos por ejemplo, a un grupo como Belanova o Black Eyed Peas. Ninguno de sus siguientes discos será nunca tan fresco o nuevo como sus primeros. Belanova no puede regalar su disco como Nine Inch Nails o Radiohead porque su alcance es infinitamente menor, pero también por ello debería resultarles más fácil hablarle a su legión de fans, pues tienen menos. Y aún así, lo único a lo que se dedican es a seguir sacando discos. Y claro, siguen teniendo fans, porque el fan es, ante todo, fan. Y a sus fans les dedican vídeos como éste:


(Afortunadamente, después de un tiempo, el vídeo oficial ya pudo embeberse desde fuera de YouTube)

Un día encuentro en YouTube a Virgie http://www.youtube.com/user/bi9130, una costarricense de 16 años, que entre otras joyas narrativas, se graba a sí misma y a su mejor amiga bailando y cantando el mismo tema anteriormente citado. La diferencia es que lo editan y lo publican en fastforward, lo que convierte el vídeo en algo completamente delirante.


La coreografía indica que no es un baile improvisado, sino totalmente ensayado durante algún tiempo (y aparte coordinado para no salirse de cámara) Y pienso en el contraste brutal con las reuniones de amigas cuando yo tenía la edad de Virgie. Entonces ensayaban, como mucho, para las obras del colegio, ahora se hace para el mundo, y además siendo conscientes y estando orgullosas de ello. Virgie, además, permite que el vídeo se inserte fuera de YouTube. Resulta que los fans comprenden cómo funciona esto mejor que Belanova y todos los expertos de marketing de su discográfica juntos.

Supongo que Belanova o Fergie http://www.youtube.com/watch?v=9z8uVqRr2aU es uno de los grupos favoritos de Virgie, pero creo que nunca Belanova grabará el vídeo de una de sus canciones con tanta pasión y frescura con las que lo hace ella, a solas o con su amiga, en casa.

Y aquí es donde entra mi punto, el hecho de que en estas ocasiones el grupo no tenga un alcance tan global, la obra de los fans aporta al grupo quizá tanto como las propias acciones del grupo en sí, y si yo fuese Belanova pediría por favor que no emitieran en televisión el vídeo oficial de la canción, sino el de Virgie. Más fresca, más auténtica, más Belanova que los propios Belanova y, además, sin ninguna apariencia de personaje que respetar no vaya a ser que alguien se enfade.

¿Cómo sería entonces un MTV donde los vídeos de los grupos fueran hechos por sus propios fans? Ya varios grupos demostraron que no hace falta el canal como medio para lanzar un nuevo vídeo, ¿volvería entonces MTV a ser factor entre los adolescentes si introdujera en su parrilla aquello que le arrebató la atención en primera instancia? Sería interesante su relación con esos espectadores si de repente los programas se volvieran más de compartir con la gente lo que la gente hace y menos de disparar reality shows. Sí, podría ser un experimento interesante, al menos para volver a dejar el canal seleccionado en la televisión mientras hago otra cosa.