CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Mitsubishi paga multa millonaria por el dieselgate, ¿se vienen más sanciones para Volkswagen?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los problemas que ha ocasionado el DieselGate no han visto su fin, mientras empresas como Volkswagen pagan las consecuencias otras se suman y la japonesa Mitsubishi es una de ellas.
  • Hace apenas unos días, el sector automotriz se vio golpeado debido a que fueron señalados por acordar, pese a tener la tecnología, a no ofrecer su máximo potencial en la reducción de emisiones. 
  • La polémica se hace nuevamente presente pues debido al dieselgate, las compañías continúan pagando las consecuencias, esta vez fue el turno de Mitsubishi. 
  • Los problemas fueron identificados principalmente en Europa, sitio donde las regulaciones para los contaminantes son más estrictos. 

El peor escenario que una marca puede experimentar es el de estar envuelto en un escándalo. Estos dañan la reputación de las compañías y puede traducirse en pérdidas millonarias. Tal es el caso de Volkswagen y el DieselGate, el escándalo que la compañía alemana vivió en 2015 encarna lo dicho, cuando la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su siglas en inglés) detectó que la firma automotriz usaba un software ilegal que permitía ocultar el nivel de emisiones de los autos. El problema no se detuvo ahí, pues apenas hace unos días, la compañía fue también acusada de acordar con otras marcas de la industria, no dar el máximo potencial para frenar las emisiones en sus vehículos pese a contar con la tecnología.

La contaminación es un tema que al consumidor actual no le pasa desapercibida, existen numerosos estudios que han demostrado que una marca se califica mejor, cuando se notan las acciones en pro del medio ambiente que realiza, por ello que empresas de la envergadura de Volkswagen y BMW, estén implicadas en un escándalo como el que se describe, es de llamar la atención. Resulta que ambas empresas en compañía de tres más, todas dedicadas al sector automotriz, pudieron acordar no mostrar todo su potencial en lo que respecta a la reducción de emisiones de contaminantes, esto con la finalidad de no competir en este ámbito para evitar aumentar los costos, acción por la que, incluso, la Comisión Europea ya los habría multado con 875 millones de Euros.

La Comisión Europea ha anunciado una multa de 875 millones a BMW y el grupo Volkswagen (Volkswagen, Audi y Porsche) por aliarse y retrasar el desarrollo y despliegue de tecnología de reducción de emisiones. “El círculo de los cinco”, como se conoce al grupo de cinco fabricantes de coches alemanes, tendrá que pagar, aunque Daimler (Mercedes-Benz) se salvará gracias a que fue el fabricante que desveló el pacto alemán para frenar el desarrollo de coches menos contaminantes.

Pero hoy, seis años después de los eventos ocurridos  derivados del dieselgate, el fabricante de automóviles japonés Mitsubishi Motors ha confirmado que pagó una multa de 25 millones de euros ordenada por la justicia alemana en el escándalo de Dieselgate. “La fiscalía de Frankfurt impuso una multa” de 25 millones de euros el 25 de marzo, multa que “no hemos apelado”, declaró un portavoz del fabricante en Japón, precisando que Mitsubishi Motors había pagado la suma “antes de fines de marzo”. La agencia Bloomberg informó el viernes que con el pago de la multa, el socio de Renault y Nissan puso fin a una investigación de la justicia alemana, que en 2020 había allanado varios sitios de la empresa.

El dieselgate sigue dando de qué hablar

La justicia alemana acusaba a Mitsubishi de haber vendido vehículos no conformes a las normas debido a una falta de “supervisión” de directivos intermedios del grupo. El fabricante japonés afirmó que no había cometido “ningún fraude” en los niveles de contaminación de sus motores diésel después de estos registros, concentrados especialmente en sus motores diésel de 1,6 y 2,2 litros certificados según las normas EURO 5b y 6b.

El gran escándalo de los motores diésel manipulados estalló en 2015, cuando el fabricante alemán Volkswagen admitió haber equipado a 11 millones de vehículos con programas informáticos capaces de distorsionar el nivel de las emisiones. Otros fabricantes de automóviles fueron acusados desde Daimler hasta Fiat Chrysler, pasando por los franceses Renault y PSA (entre ellos su marca alemana Opel), e incluso el proveedor alemán Bosch.

La multa recibida por Mitsubishi “establece que en el pasado se produjeron violaciones debido a la negligencia de las tareas de supervisión relacionadas con los procedimientos de aprobación”, dijo el portavoz. “No se comprobó que se hubieran violado esos procedimientos a sabiendas o deliberadamente”, y la fiscalía de Frankfurt “no identificó ningún comportamiento intencional o fraudulento”, añadió.

Ahora lee:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados