El tiempo para regresar a las actividades en el sector restaurantero parece estar cada vez más cerca. Los consumidores ansían visitar sus restaurantes favoritos, mientras que para los empresarios la reactivación es necesaria para no ver perecer su negocio ante una situación que ha dejado grandes afectaciones para el sector.

Un estudio reciente firmado por Fintonic reveló que, a partir del primer caso de coronavirus en México, los consumidores redujeron su gasto en restaurantes en un 30.03 por ciento.

Cuentas decaídas

La tendencia anterior que se mantuvo por cuando menos dos meses se tradujo en un golpe duro para la mayoría de los restaurantes, mismos que sin importar su tamaño tuvieron que ajustarse a una nueva realidad de merado.

Para muchos de los jugadores de la industria, una opción para no perder más de la cuenta fue comenzar a apostar por servicios a domicilio o la entrega de productos sólo para llevar. No obstante, un porcentaje pequeño de los restaurantes estaba listo para asumir este nuevo modelo de negocio.

Cuando menos así lo indica el último reporte entregado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos condimentados (Canirac), el cual destaca que apenas 1 de cada 20 restaurantes estaba listo para ofrecer servicio de envío de comida e incluso para llevar.

El escenario anterior, ha traído perdidas millonarias para dichas unidades de negocio en el país. Estimaciones entregadas por la Canirac, el brote de coronavirus en el país se ha traducido en una caída de 90 por ciento de las ventas y el cierre de 30 por ciento de los restaurantes.

El regreso a la nueva normalidad

Este escenario podría tener fecha de caducidad. Cuando menos así lo dejó ver el reciente plan de reactivación anunciado por el gobierno de la Ciudad de México, en el cual se espera que los restaurantes comiencen a operar en la capital del país a más tardar en agosto próximo.

Los restaurantes y algunos otros establecimientos de recreación podrían regresar a operar en agosto bajo las siguientes condiciones particulares con horarios y días de trabajo escalados en un esquema de 4×10 (4 días laborales por 10 de descanso):

  • Restaurantes y hoteles: Comenzarán a operar con el 30 por ciento de aforo.
  • Servicios religiosos: serán permitidos con el 30 por ciento de aforo.
  • Cines y teatros: Podrían reactivarse al 50 por ciento de su capacidad.
  • Micro/Pequeños negocios: Lo harán con menos de 30 empleados.
  • Eventos deportivos: Podrán realizarse pero sin público y con prueba previa a los atletas.

Adicional, dentro del documento presentado se indica que durante septiembre, de seguirse las medidas y lograr que el brote de contagio así como la ocupación hospitalaria disminuya, en septiembre próximo las cosas se muevan de la siguiente manera manteniendo los horarios y día de trabajo escalonados:

  • Restaurantes y hoteles: 60 por ciento de aforo.
  • Servicios religiosos: 60 por ciento de aforo.
  • Cines y teatros: Al 60 por ciento de su capacidad.
  • Micro/Pequeños negocios: Lo harán con menos de 30 empleados.
  • Eventos deportivos: Podrán realizarse pero sin público y con prueba previa a los atletas.

Sin servilleteros y sólo 10 personas

Con esto en mente, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), ha dado a conocer un Lineamiento Nacional para la Reapertura del Sector Turístico el cual busca homologar el criterio para las medidas sanitarias que deberán seguir sus agremiados con el fin de reducir el riesgo de contagio.

En este documento, la mencionada cámara enlista algunas recomendaciones que deberán ser efectivas a partir del próximo 1 de junio, fecha en el que muchos establecimientos en diversas partes del país podrían comenzar a operar.

De manera puntual, entre las especificaciones citadas se mencionan las siguientes:

  • Entre comensales y con el personal de cada establecimiento se deberá guardar una distancia mínima de 1.5 metros.
  • Se prevé el uso de la barra con distancia y la prohibición como zona de espera
  • Deberá contemplarse el cierre temporal de las áreas de juegos infantiles.
  • Los locales deberán de marcar una separación de entradas y salidas del establecimiento.
  • En el caso de ofrecer servicio de bufete los alimentos deberán de permanecer cubiertos.
  • En el comedor y los salones para eventos privados, solo se permitirán mesas de hasta 10 personas.
  • Se prevé la implementación de menús digitales, desechables, en pizarra o su sanitización constante si se usa portamenús.
  • Los condimentos, salsas y extras para los alimentos tendrán que servirse al momento en porciones individuales.
  • Las mesas se deberán de montar delante del cliente.
  • Se deberán eliminar elementos que no sean necesarios como servilleteros, acrílicos, decoraciones, entre otros
  • La mantelería deberá ser cambiada por completo después de cada servicio.
  • Todas las prendas textiles deberán de lavarse de forma mecánica en ciclos de lavado a 60/90 °C y deberán ser manejadas con guantes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299