Mensajes de amor con objetivos de marketing

Marketing

Hoy que miras corazones por doquier y escuchas canciones de José José acompáñame a leer esta triste historia. Una cosa es estar solo en San Valentín y otra es olvidar la importancia que tiene esta fecha para las marcas.

Quizá los sentimientos no han cambiado en siglos pero la forma de compartirlos son una historia nueva, mañana las redes se llenarán de lives, stories, fotografías, boomenrangs y mucho más contenidos relacionados a uno de los momentos más importantes del año para el consumo.

Los corazones venden y punto

No es una obviedad, en cualquier temporada, la figura del corazón atrae a los consumidores. Aunque mañana se venderán también muchas rosas, en especial las rojas; el símbolo del amor se lleva las de ganar. San Valentín es un momento importante para que las marcas muestren su carácter emocional, sincero y a la vez simplón.

Lo pallo también vende

Después de años de realizar diferentes acciones para esta temporada puedo decir que entre más estridente, gracioso y vibrante se pueda, mejor. Los mensajes de las marcas incluso pueden ser hilarantes, de ahí el éxito de muchas campañas en las que los personas rayan lo ridículo.

Las compras son de impulso

La mayor cantidad de clientes del San Valentín son mujeres en un 64% entre los 18 y los 25 años. Los consumidores varones por otro lado, solo representan el 36% pero gastan en regalos más costosos. Los artículos más regalados son las flores, con un ticket promedio de $400 pesos. Buena parte de la retórica de las campañas sigue los cánones tradicionales, ellos regalan y ellas corresponden con amor.

La fecha es un hito significativo en el año para el comercio en general, se estima que los mexicanos gastan casi dos mil millones de pesos que activan la industria restaurantera, hotelera y el retail. En términos digitales, veremos como nunca el uso de historias por Instagram, prepárate si eres amargado porque será un bombardeo total de información en todos los canales, solo puedo decir que más vale no quejarse, esto se trata de marketing.