• McDonald’s es una de las marcas líderes en el mercado de fast food, consolidándose por su trayectoria y regionalización.

  • Burger King recientemente lanzó una campaña de RP que utilizó una hamburguesa mohosa en su estrategia de marketing.

  • El merchandising de lujo se ha convertido en la estrategia con que las marcas de comida rápida buscan relevancia ante el consumidor.

Un vaso de oro de 2 millones de pesos es la última genialidad con la que McDonald’s parece querer dar vuelta de página a la estrategia de relaciones públicas que Burger King generó, con una hamburguesa mohosa para garantizar el origen natural de los ingredientes con que elaboraba sus hamburguesas.

La acción es una interesante estrategia con la que McDonald’s se suma a otras marcas como Domino’s, que lanzó un anillo de compromiso valuado en 9 mil dólares.

Ete tipo de recursos de gran valor, creando productos de merchandising únicos, nos recuerda lo importante que es el diseño para crear piezas realmente relevantes.

Ahora lee:

McDonald’s y su vaso de 2 mdp

Partamos de los hechos para poder conocer qué hay de la nueva estrategia con la que al parecer, McDonald’s está dando vuelta de página a la popular hamburguesa mohosa de Burger King.

Este es el caso: uno de los tantos alimentos que han hecho famoso a McDonald’s ha sido su Shamrock Shake, un batido que ha lanzado de nueva cuenta en una edición limitada junto al Oreo Shamrock McFlurry, por lo que la estrategia de nostalgia está a flor de piel con esta acción, que celebra 50 años de haber sido incluida en el menú.

Para reforzar su propuesta comercial, McDonald’s lanzó el Golden Shamrock Shake que es un vaso de oro con piedras preciosas que requirió 140 horas de trabajo manual, para poder manufacturar el oro con 50 esmeraldas y 50 diamantes amarillos, en alusión al color de los arcos dorados del logo de McDonald’s, mientras que el color verde de las esmeraldas es en alusión al color de la malteada.

La joya está en subasta y está valuada, según medios especializados, en 100 mil dólares (1 millón 900 mil pesos).

Esta no es la primera vez que una marca de comida rápida recurre a una lujosa estrategia con la que busca llamar la atención del consumidor, creando experiencias de muy alto valor, algo similar vimos con el anillo de compromiso lanzado por Domino’s Pizza con forma de una rebanada, que estaba valuado en 9 mil dólares.

Con este tipo de aciones en donde las marcas de comida rápida están recurriendo a elementos de gran valor como joyas para hacer branding entre los consumidores, queda patente el interés por influir en el consumidor y no solo eso, por elaborar acciones a través de las cuales se interesan cada vez más en desarrollar pautas que son seguidas por el resto de las marcas.

El mercado de comida rápida se ha extendido en el mundo con diversas marcas que han encontrado en este segmento un área dinámica, para desarrollar diversas acciones, a través de los cuales logran trascender ante el consumidor.

Uno de estos tantos elementos es el que tiene que ver con el valor de marca con que cada una de estas marcas cuenta.

Como parte de un estudio a cargo de Kantar Millward Brown, Kantar Worldpanel y Bloomberg se descubrió que McDonald’s era la marca más valiosa, seguida de Starbucks, KFC, Subway, Domino’s Pizza y Pizza Hut.

La primera de ellas, McDonald’s, tiene un valor de marca de más de 130 mil millones de dólares; seguida de Starbucks con un valor de marca de 45 mil millones de dólares; mientras que KFC tiene un valor de marca de 17 mil millones de dólares.

Sobre la relevancia que tienen las marcas de comida rápida no solo en nuestros hábitos, sino también en la economía quedó demostrada por The Economist, que hizo un índice de precio de la Big Mac en el mundo, encontrando que el país donde es más costosa esta hamburguesa es Suiza, con un precio de 6.71 dólares, mientras que en México tiene un precio de 2.66 dólares.

Merchandising de alto costo

El merchandising con que las marcas buscan promocionarse a través de elementos valiosos como lo es el uso de joyas o productos de edición limitada, pone al diseño como responsable de la comunicación que logran con el consumidor a través de estos productos.

Ya vimos dos casos de marcas de comida rápida que apuestan por las joyas, como es el caso de McDonald’s y Domino’s Pizza creando toda una experiencia de marca de gran valor para el consumidor.

El papel del diseño en las estrategias de branding a través de merchandising es cada vez más relevante, sobre todo cuando descubrimos que la codificación gráfica o la colaboración con grandes nombres se vuelve indispensable para las marcas.

Un caso que viene a tono con este contexto lo descubrimos en Evian y su colaboración con Virgil Abloh, quien se ha convertido en el merchandising de alto costo de Evian, que busca a través de piezas diseñadas por el hombre detrás de Louis Vuitton, crear productos que logren hacer que el consumidor recuerde a la marca.