Campaña destacada: El día que March For Our Lives calculó el precio que tiene la vida de un estudiante.

El día que March For Our Lives calculó el precio que tiene la vida de un estudiante.
  • De 2010 a 2018, ha habido 56 tiroteos masivos por todo Estados Unidos.

  • March For Our Lives es un movimiento y organización que busca leyes más estrictas sobre el control de armas.

  • Lee: Top Dog, o el beneficio de la adopción canina.

March For Our Lives es un movimiento y organización de estudiantes de Parkland, Florida, que surgió a raíz de una marcha con ese mismo nombre convocada el 24 de marzo de 2018 en Washington, DC para manifestarse por una política y legislación más estricta sobre el control de armas, esto como consecuencia de un tiroteo registrado de ese lugar, un movimiento que ha diferencia de muchos otros decidió apostar por el desarrollo de una campaña de la mano de McCann New York para generar un impacto mayor referente a este tema, y de la cual hablaremos aquí.

Y es que el tema de las armas es uno que siempre ha sido controversial en los Estados Unidos, uno que causa debates en la opinión pública pese a que año tras año lamentablemente el mundo es testigo de tragedias que llegan ocurrir debido a la falta de control o una regulación más estricta sobre el acceso a las armas. Tan solo de 2010 a 2018, datos de Statista revelan que ha habido 56 tiroteos masivos por todo Estados Unidos, siendo uno de los más sonados el de Las Vegas en 2017, el cual dejó a un total de 58 víctimas fatales y 546 heridos. No obstante, parece que muchos consideran que contar con leyes más estrictas no es la solución, según lo refiere la firma Gallup, un 42 por ciento de las personas no cree que las cosas cambiarían con nuevas leyes, mientras que otro 20 por ciento cree que algo así tendría un impacto mediocre, 16 por ciento cree que haría muy poco al tiempo que solo 23 por ciento cree que sería algo muy positivo.

El tema clave está en que pese que pueda o no cambiar la percepción sobre las leyes de control de armas, es difícil que algo así suceda, la NRA o Asociación Nacional del Rifle (en español) dona millones de dólares para que los políticos no regulen las armas, y esto es lo que motivó al movimiento a trabajar con la agencia McCann en Price On Our Lives una campaña destacable de relaciones públicas, aquí los detalles.

¿En qué consistió Price On Our Lives de March For Our Lives?

De forma general la campaña se centró en la creación de una etiqueta de precio potable para las personas (estudiantes), la cual simboliza el precio que los políticos han puesto a las vidas de los estudiantes al aceptar dinero proveniente de la NRA, con ello, la intención fue mostrar que para los políticos es más importante el dinero que la vida de estos individuos. El detalle que más llama la atención con estas etiquetas es el número que incluyen, pues se trata de un cálculo que consiste en la división de todo el dinero recibido de la NRA entre el número de estudiantes existente, en este caso dentro de Florida, lugar donde inicio la campaña.

Estas etiquetas de precio fueron distribuidas en redes sociales a través de las cuentas de los principales estudiantes activistas, quienes también las portaron durante entrevistas en las cuales hablaron sobre el tema del control de armas. Las etiquetas no solo ayudaron a destacar a los políticos que reciben dinero de la Asociación Nacional del Rifle, también se convirtieron en elementos fundamentales para el mensaje sostenido de reforma a las armas en los Estados Unidos, así como una herramienta de recaudación de fondos en línea para el movimiento.

Detalles de la campaña

La campaña de March For Our Lives y McCann New York , tal como mencionamos arriba, inició siendo lanzada en redes sociales apalancando las cuentas de los estudiantes/activistas que ya contaban con millones de seguidores. Su trabajo inicial consistió en motivar las descargas, impresiones y shares de las etiquetas de precio de color naranja (color asociado con la seguridad de armas). Estas etiquetas también fueron distribuidas y desplegadas de forma prominente por voceros del movimiento en los eventos de la organización. La intención de esta acción fue lograr que la etiqueta se convirtiera en un símbolo icónico que llamara la atención de la prensa y generar awareness sobre el mensaje detrás de la campaña Price On Our Lives.

Después de haber sido generada en Florida, la campaña se llevó a nivel nacional creando etiquetas de precios que mostraban lo que valían los estudiantes de los distintos estados del país. La parte de atrás de las etiquetas mostraba el nombre de los políticos involucrados con la NRA y la de adelante el precio, el cual en la mayoría de los casos apenas lograba superar 1 dólar.

La campaña de March For Our Lives no contó con un presupuesto de medios determinado, una simple etiqueta de precio compartida en las redes sociales por los estudiantiles activistas con gran alcance, que luchan por el control de armas, ayudó a crear un símbolo que galvanizó un movimiento, enviando un mensaje claro a los políticos en Estados Unidos de que si continúan tomando dinero de la NRA, serán “eliminados”.

Resultados

Los primeros logros de la campaña fueron contar con algunas publicaciones virales en las redes sociales de los estudiantes activistas, sin embargo, conforme se realizaron los eventos de March For Our Lives la etiqueta de precio de color naranja logró impulsarse entre millones de personas a lo largo de todo el país gracias a los activistas y las celebridades. Algunos de los grandes nombres que comenzaron a usar la etiqueta fueron George y Amal Clooney, Steven Spielberg y Kate Capshaw.

Gracias a estos esfuerzos es que diversos medios comenzaron a notar la campaña. Las etiquetas de precios fueron destacados en segmentos al aire dentro de programas de CNN y en Good Morning America, los reporteros comenzaron a cuestionar a los políticos al respecto de este tema y poco después sitios de gran relevancia como Vox, Slate, Huffington Post, y Teen Vogue se sumaron.

En total la campaña logró 826 menciones de medios y prensa con titulares que explicaban los detalles de las etiquetas de precios, y que emitían en cierta forma una advertencia a los políticos que aceptan dinero de la NRA, con estas acciones la campaña acumuló 2.2 mil millones de impresiones y ya ha influido en la legislación y en las elecciones dentro de algunos estados de Norteamérica.

Referente a los reconocimientos, esta campaña se llevó 2 oros en la edición del 2018 de Cannes Lions, uno dentro de la categoría “ PR – Public Affairs & Lobbying”, y el otro en Outdoor – Small Scale Special Solutions”. Además se llevó plata en “PR – Not-for-profit / Charity” y un bronce en PR – Social Community Building & Management.

Créditos