¿Los smartphones “escuchan y graban” todo lo que sus usuarios hacen?

líneas móviles smartphones
Imagen: Bigstock

Un estudio publicado por Ericsson, estima que para el año 2020, más de 6 mil 100 millones de personas utilizarán habitualmente smartphones. Lo que habla de la relevancia de los móviles para la vida cotidiana en la actualidad y más que eso, de la dependencia de ellos para realizar numerosas actividades.

Hasta al baño se lleva un teléfono, pero ¿será buena idea? Además de los microbios y este tipo de situaciones que afectan la salud, existe un punto que preocupa a millones de personas: la privacidad.

Se habla de que las cámaras y los micrófonos son fáciles de hackear y revelar absolutamente todo sobre el usuario, por lo que los científicos se dieron a la tarea de averiguar la veracidad de esta información.

Este es uno de los aspectos que pudieron influir en una baja en las ventas de smartphones, y es que según Gartner, las marcas inmersas en este sector vendieron cerca de 408 millones de teléfonos inteligentes a los clientes en el trimestre, un 5.6 por ciento menos que en el mismo período del año anterior.

Entonces, algunos académicos en la universidad Northeastern University decidieron hacer un estudio riguroso al respecto. Durante el último año, Elleen Pan, Jingjing Ren, Martina Lindorfer, Christo Wilson y David Choffnes realizaron un experimento en el que embarcaron a más de 17 mil de las aplicaciones más populares de Android para averiguar si alguna de ellas estaba usando secretamente el micrófono del teléfono para grabar audio.

Incluyendo aquellas que pertenecen a Facebook, así como más de 8 mil aplicaciones que envían información a la red social. Al final, no encontraron evidencia alguna de que una aplicación active inesperadamente el micrófono o envíe audio cuando no se lo pidan.

Pero, como buenos científicos, se niegan a decir que su estudio pruebe definitivamente que los smartphones no “escuchen” en secreto, pero no encontraron una sola situación en la que sucediera. Sin embargo, descubrieron una práctica diferente e inquietante: aplicaciones que capturan la pantalla del teléfono y envían esa información a terceros.