Durante la semana pasada, Shinzo Abe, el primer ministro japonés, confirmaba que el Comité Olímpico Internacional, a través de su presidente, Thomas Bach, habían aceptado que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se pospusieran hasta 2021 como una medida para evitar la propagación de la pandemia generada por el COVID-19.

Ahora, los organizadores de Tokio 2020 dieron a conocer la fecha en la que dará inicio la edición de la justa olímpica: 23 de julio de 2021m casi un año después de la fecha prevista inicialmente.

A detalle

El informe vino de la mano Yoshiro Mori, presidente del comité organizador, quien en una rueda de prensa y desuñes de conversar vía telefónica con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, aseguró que la nueva fecha es estratégica.

Según lo comentado por Mori, posponer un año los Juegos Olímpicos un año daría a los átelas “suficiente tiempo para prepararse para la competencia internacional, al tiempo que afirmó que era conveniente que las Olimpiadas tuvieran lugar en un periodo vacacional.

Así, el presidente del comité organizador afirmó que “debido a la situación del coronavirus, también creíamos que era mejor que los Juegos fueran en verano”.

De esta manera, se espera que las competencias olímpicas comiencen el siguiente 23 julio 2021 para concluir el 8 de agosto próximo, mientras que los Juegos Paralímpicos iniciarán el 24 de agosto y se cerrarán el 5 de septiembre.

¿Y los patrocinios?

Alrededor de esta reprogranación quedan miles de millones de dólares relacionados con la inversión realizada para la planeación de esta justa así como todo lo relacionado con temas de patrocinios, de los cuales pocos detalles se han dado sobre el futuro que tendrán.

Para darnos una idea de lo que esta en juego basta con reconocer que fuentes oficiales asociadas al Comité Olímpico Internacional han indicado que Japón está invirtiendo cerca de 12.6 mil millones de dólares en la organización de los Juegos Olímpicos; sin embargo, una junta de auditoría nacional afirma el país está destinado a este evento el doble de dicha cantidad.

Además de los ingresos generados por los visitantes (que en su mayoría se esperaba provinieran de China), esta inversión se vería recomendada por las inversiones de diversas marcas y medios de comunicación interesados en ser parte de estas competencias internacionales que se libran cada cuatro años.

Ejemplo de ello, es que se estima que Toyota ha destinado cerca de mil millones de dólares en tecnología y productos que pretendía mostrar durante Tokyo 2020, como parte de su patrocino oficial de este ciclo olímpico.

En esta linea, se estima que alrededor del 73 por ciento de los ingresos de 5.7 mil millones de dólaresque el COI registra en cada ciclo olímpico de cuatro años proviene de los derechos de transmisión, mientras que la última edición del certamen provocó una derrama económica de nueve mil 300 millones de dólares (mdd) en gastos publicitarios, según datos entregados por los organizadores.

Ahora queda por ver que destino tendrán estas inversiones más en un entorno en el que la economía parece que quedará frenada cuando menos hasta octubre próximo y en donde las marcas han decidido parar, cuando menos de forma parcial y medida, sus inversiones en materia publicitaria.

El atractivo de la justa deberá ser mayor y el reto no es nada sencillo ante consumidores cautelosos en sus gastos y en entorno incierto en donde se habla de una recesión a escala mundial.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299