De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trabajadores en México tienen un 75 por ciento de estrés laboral, lo que indica que los trabajadores padecen síndrome de burnout, incluso fatiga por estrés laboral.

Es por ello que el propio empleado tiene herramientas para procurar su salud mental en el trabajo, desde leyes hasta hábitos, conoce al menos cinco.

La Ley

La Ley establece una norma para la prevención de afectaciones psicológicas a los empleados, el año pasado se estableció la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, que entrará en vigor partir de octubre de 2019 y dicta el análisis y prevención de “aquellos factores que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada de trabajo y la exposición a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral al trabajador, por el trabajo desarrollado”.

Convivencia

Si bien es común que al menos los viernes después de la oficina, los equipos de trabajo suelen salir a lugares a tomar un trago o bailar, un estudio de la American Society of Human Genetics lo recomienda. De acuerdo con la información, beber cerveza al salir del trabajo contribuye a reducir el estrés y previene el envejecimiento. De hecho, la metodología estuvo enfocada en pruebas de ADN para saber más de la salud de quienes toman cerveza después de trabajar.

Meditar

La meditación funciona para miles de personas como una fuga de estrés y mayor energía. Esta práctica permite relajación y por ende una perspectiva más acorde con la realidad, pues no estará basada en sentimientos.

Trabajar 8 horas

El estudio “Employment Dosage”, de la Universidad de Cambridge, indicó que lo ideal para la salud de los empleados es trabajar 8 horas a la semana.

Trabajar

El propio trabajo en sí, mantiene la salud en las personas, la Universidad de Cambridge confirmó  que el desempleo se asocia a una mayor tasa de depresión y que una persona que encuentra empleo o que se reincorpora a la industria laboral, mejora su salud mental en 30 por ciento.