Líneas de tiempo: Nuestra vida online y offline

En el 2019, vivimos en diferentes líneas de tiempo, la real y la virtual.

En la realidad tenemos actividades establecidas, como llegar a tiempo al trabajo, pagar la renta, pagar el estacionamiento, etc. Y por otra parte, vivimos el tiempo de lo virtual, ese tiempo que no tiene compromiso con lo real, es decir vive paralelo al día día.

El tiempo virtual de nuestros móviles no tiene horario global, ni una responsabilidad de respuesta, ¿a qué me refiero con esto?, al poder tomar decisiones, compras en línea, visualizar vacaciones y aspiraciones por medio de Instagram y otras redes sociales.

La publicidad y la mercadotecnia son una especie de filosofía aplicada ante las problemáticas sociales de una generación que vive y tiene miles de problemas día a día, como el uso del tiempo y la necesidad de compra, haciendo todo esto desde una app.

La compra en línea está creciendo en México cerca de un 30 por ciento, hay factores como el diseño visual y de experiencia de las apps y los sitios de e-commerce que generan mayor confianza en los compradores. Otro factor es la información de los productos, la cual tiene que ser muy corta mostrando con bullets las ventajas de los mismos.

El crecimiento en el mercado tiene que ver con la comodidad, el ahorro o descuentos que se pueden adquirir por la compra en línea, el proceso tiene que ser fácil y el pago puede ser vía tarjeta de crédito, débito o en ventanillas de tiendas de conveniencia. Esto ayuda a que el consumidor no dependa de un servicio bancario.

El 82 por ciento de los mexicanos no cuenta con tarjeta de crédito y 61 por ciento no tiene una cuenta bancaria. Mientras que el 66 por ciento prefiere tiendas físicas sobre el comercio electrónico, y el 44 por ciento de los compradores en línea en México siguen usando medios offline en sus métodos de pago, es decir, pago al momento de entrega, depósitos bancarios o en tiendas de conveniencia.

Para tener un punto de venta online hay que considerar todo el journey de la compra:

  • Stock
  • Variedad de producto
  • Confianza en el uso de información de cuentas bancarias
  • Comodidad en la compra y en el pago
  • El embalaje con una conciencia ecológica, (exaltando esta virtud con el consumidor)
  • Envío de la mercancía (el envío gratis se usa cada vez más, el cual puede ser un factor importante para la compra)
  • Devolución de la mercancía en caso de no ser aceptada por el comprador

El cliente quiere vender más siendo parte de una filosofía actual entre móviles y consumismo de experiencias, para esto se pueden ocupar plataformas ya establecidas para la comercialización de productos online, esto puede ser el primer paso para entrar al mundo virtual.

La gran pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿qué no comprarías en internet? Y si la respuesta es tu servicio o producto, entonces hay que pensar cuál es la mejor estrategia para el e-commerce.

Compartir
Artículo anteriorAdidas se suma a la moda y lanzará un par de tenis al espacio
Artículo siguiente¿Y los valores de la sociedad?
Arturo Ortiz Núñez, Maestro en Comunicación Estratégica y Licenciado en Publicidad es Director General en Birth Group y Fundador de ADD suma de agencias creativas. Con más de 15 años de carrera, ha trabajado en agencias de red e independientes, para marcas locales y transnacionales . En la actualidad funge además como catedrático y conferencista para diferentes universidades, cámaras y asociaciones, es mentor de Endeavor, socio activo de la AMAP y es parte de la mesa directiva del Círculo Creativo de México.