x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Las nuevas semántica y semiótica digitales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Que su respuesta fue seria, que quizás no le gustó lo que se le dijo, que contestó como enojada, que no sé por qué me responde así, que con esa ortografía ya no quiero con él… En fin, ahora que nos comunicamos más por chat que cara a cara, lo cierto es que estamos hechos bolas con el modo como leemos y entendemos (sí es que entendemos) muchos de los chats. Se han establecido, tácitamente y para algunos, ciertos códigos y ya nos los apropiamos de tal manera que, seguro, interpretamos mal al otro y el otro a nosotros.

Por Camila González
camigonfo@gmail.com
@GFCam

Que su respuesta fue seria, que quizás no le gustó lo que se le dijo, que contestó como enojada, que no sé por qué me responde así, que con esa ortografía ya no quiero con él… En fin, ahora que nos comunicamos más por chat que cara a cara, lo cierto es que estamos hechos bolas con el modo como leemos y entendemos (sí es que entendemos) muchos de los chats. Se han establecido, tácitamente y para algunos, ciertos códigos y ya nos los apropiamos de tal manera que, seguro, interpretamos mal al otro y el otro a nosotros.

Con eso de que la mayúscula puede ser gritar o enfatizar, y de que los emoticones –me pasa a mi- son rarís compleja cuando los internautas ma.e la exclamaci y transparentes. a n Human Behavior que, por ejemplo, los mensajes que tienesimos. Yo la verdad casi siempre me confundo con esos muñequitos, no sé si sonríe de compasión, con franqueza, en burla o dudando… No les entiendo las expresiones a esos monitos que ahora resultan claves en nuestra forma de comunicarnos con los demás. En ese sentido creo que soy un poco ciega y sorda.

Es que tal cual, cara a cara son muchos los apoyos de otros lenguajes: gestos, pausas, tonos, miradas, movimientos, etc. Y de todos modos nos malinterpretamos… ¿Cómo será sólo con frases en una pantalla? O incluso, ¿con palomitas de recibido y silencios absolutos?

Me llamó la atención una investigación realizada por el área de psicología de la piscología de la Universidad de Binghamton, Estados Unidos que indagó sobre las formas como se perciben los signos de puntuación en los mensajes de texto y chat. Publicaron en la revista Computers in Human Behavior que, por ejemplo, los mensajes que tienen punto al final son interpretados como poco o menos sinceros que los que lo omiten.

Nada tiene que ver con las normas de la buena escritura, acá entran a jugar  más bien los prejuicios y los sub códigos. Otro ejemplo es que el de aquellos mensajes que terminan con signo de exclamación (!). Por el contrario, esos son percibidos como francos y transparentes. Y digo que cierran con (!) porque nuestrio idioma cada día está más maltratado en la red y se olvida que la exclamación en español, siempre, abre y cierra.

Y bueno, la cosa se pone cada vez más compleja cuando los internautas ni siquiera se toman el tiempo para redactar una línea completa en el chat. Cuando me llegan dos puntos y un paréntesis, un guión y una arroba, o una p junto a una X mayúscula, ahí si me quedo loca. Me declaro incompetente para mantener el diálogo en pantallitas, donde nuestras emociones se reducen a una gama de caritas y los infinitos matices de nuestra expresión se agotan en unas cuantas letras… que además, y sin duda, van a ser malinterpretadas. Horror.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

clientes

Características de los nuevos clientes postpandemia

La comodidad de comprar desde el hogar sin tener que aglomerarse en las plazas comerciales, están haciendo que el cliente prefiera los formatos en línea, por lo tanto el retail y un grupo numeroso de marcas tendrán que transformar sus estrategias a este escenario digital.