x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Las mujeres: mejores líderes vs. los hombres

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La gente en general, mujeres y hombres por igual, son conscientes de la ventaja que tienen las mujeres en el liderazgo.
Manuel medina

En las últimas dos décadas, un número importante de estudios científicos han demostrado consistentemente que en las principales características de cualquier gran líder, las mujeres tienen un mejor desempeño que los hombres. 

Por ejemplo: autocontrol, autoconocimiento, humildad, habilidades sociales, sensibilidad y orientación moral, liderazgo situacional, empatía y amabilidad, todas son más propensas en ser encontradas en mayor y mejor calidad en mujeres vs. hombres.

La gente en general, mujeres y hombres por igual, son conscientes de la ventaja que tienen las mujeres en el liderazgo. Según datos de Gallup, en 1953 el 66% de los norteamericanos preferían un jefe hombre, mientras que hoy en día a nivel global únicamente el 23% lo hace. En todo el mundo, el 77% de las personas prefiere tener una jefa mujer. 

Los hombres también podemos hacerlo bien en todo lo anterior, pero no nos es ni tan natural ni tan sencillo ejercerlo de manera consistente. 

Según la bibliografía moderna, la evidencia es cada vez más y más clara: Particularmente durante una crisis, las compañías con más mujeres en posiciones de liderazgo tienen mejores resultados, en buena medida por su capacidad de adaptación y manejo del cambio. Un ejemplo claro: hoy en día es evidente que los países que tienen líderes femeninos han manejado la crisis del covid-19 y la pandemia mejor que aquellos con líderes masculinos.  

Entonces, ante toda esta evidencia: ¿Por qué las mujeres siguen siendo minoría entre líderes en las empresas? Les comparto varias razones que me vienen a la mente, algunas obvias: 

  • Las empresas realmente no promueven por meritocracia. Pretendemos escoger a los (as) mejores para cada posición, pero en realidad simplemente escogemos a quien nos es más cómodo o nos cae mejor y son en su mayoría hombres promoviendo a hombres. Es un círculo viciado y sesgado. 
  • Frecuentemente, nuestras preferencias se basan en estilo en lugar de basarse en la esencia. Es por esto por lo que se escogen individuos para posiciones de liderazgo basados en su nivel de confianza vs. competencia (es más sencillo para un hombre decir que quiere y merece ser promovido, aunque no sea el caso, mientras que una mujer comúnmente no levanta la voz para pedirlo -aunque lo merezca más-), de carisma en lugar de humildad, de narcisismo en lugar de integridad.
  • Hay mujeres a las que no les interesa seguir creciendo profesionalmente y también está bien. Si prefieren mantenerse donde están para poder tener un mejor balance, se vale. El éxito y liderazgo de una mujer no se debe medir por el tamaño del puesto profesional, si alguna prefiere dedicarle todo su tiempo a sus hijos y familia, es muy admirable e igual de valioso. No es un tema de capacidad, es una decisión personal. 

Irónicamente, he presenciado varias veces en mi carrera como mujeres son las primeras que no dejan avanzar o desarrollarse profesionalmente a otras mujeres. Así como pueden ser grandes aliadas, también pueden ser la principal barrera profesional de otras mujeres. 

Entrando de lleno a mi opinión personal: he tenido el privilegio y honor de trabajar con más mujeres que hombres en mi carrera profesional: más jefas mujeres, más pares mujeres, más miembros de mi equipo mujeres. Sólo puedo agradecerles a todas y cada una lo que me enseñaron, apoyaron e hicieron crecer tanto profesional como personalmente. Su compromiso, dedicación, capacidad, liderazgo, empatía, entre muchas otras cosas, me han guiado con ejemplo claro a entender qué tipo de líder positivo quisiera llegar a ser cada día. Incluso conocí a mi esposa en el trabajo, siendo par de ella.

Como hijo, esposo y papá de maravillosas mujeres, no me queda más que trabajar todos los días por lograr un lugar de trabajo, una empresa, un México y un mundo más equitativo, más justo y más seguro para las mujeres. La realidad es que todos los días con mi hija y mi hijo, tratamos de hacerles ver que deberían poder lograr lo que sea que sueñen siempre y cuando se esfuercen por alcanzarlo. Esto no debería de depender del lugar donde nacimos: clase social, geografía, género, país, gobernantes, o ninguna otra circunstancia.

Twitter: @ManuMedinar

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados