CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La verdadera apuesta de Marvel con ‘Eternals’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
A “Eternals” le ayuda el prestigio y la necesidad que ha construido Marvel alrededor de sus títulos donde, aunque algo sea “malo”, forma parte de la narrativa general.

“Eternals” se ha convertido en la película más controvertida del Universo Marvel por una sencilla razón: la crítica. A diferencia del resto de sus entregas que hasta ahora había sido calificadas en general como muy buenas, con promedios en el meta sitio Rotten Tomatoes entre los 80’s y 90’s, siendo el título peor evaluado “Thor: El mundo oscuro” con un 66% que sigue indicando aprobación, “Eternals” tiene, al cierre de edición un 50%. Es poco probable que el estudio no haya considerado sus riesgos con una cinta de la que el consenso dice: “Una ambiciosa epopeya de superhéroes que se eleva tan a menudo como se esfuerza, Eternals lleva al MCU en nuevas direcciones intrigantes, y en ocasiones confusas”. Entonces, ¿qué gana?

Los Eternals llegaron a los cómics en 1975. Son una raza ficticia que ha sido catalogada como una rama del proceso evolutivo que creó la vida en la Tierra. Sus creadores son los Celestiales, las entidades más antiguas del universo y de las cuales se sabe poco. El propósito de los Eternals es detener a los Deviantes, seres destructivos. En el Universo Cinematográfico Marvel han aparecido antes en participaciones menores siendo la participación más relevante la de Ego (Kurt Russell) en “Guardianes de la Galaxia”. El filme introduce al grupo, el mayor con diez integrantes, y agrega a entidades cuyo propósito narrativo parece ser ampliar en tiempo y espacio lo que se cuenta, además de darle un tono similar o cercano con el de las mitologías griega y romana, en las que se inspira (en la ficción se sugiere lo opuesto). La película carga con un presupuesto de 200 millones de dólares, tiene una duración de 156 minutos y es clasificación B.

Los riesgos con “Eternals” son altos. Aunque octubre ha mostrado ser un mes alentador para el cine gracias a “Sin tiempo para morir”, “Venom” e incluso “Duna”, habrá que ver si la racha continúa con una cartelera que se sigue siendo sintiendo un poco saturada a causa de todos los filmes que no se retrasaron por la pandemia. Vaya, esos títulos y otros siguen en salas y llegará en un par de semanas “Ghostbusters: El legado”. A “Eternals” le ayuda el prestigio y la necesidad que ha construido Marvel alrededor de sus títulos donde, aunque algo sea “malo”, forma parte de la narrativa general y, por ende, perdérselo implica no tener una parte de la historia. También está a su favor que sólo llega a salas, luego de que Disney se percatara con “Black Widow” que el estreno simultáneo en Disney+ tiene un gran efecto (negativo) en la taquilla.

La adaptación de “Eternals” aprovecha que son personajes menos conocidos para saldar de tajo varias deudas e introducir su reparto más diverso y reforzando con ello las críticas que había venido enfrentando y sobre las cuáles viene trabajando desde “Black Panther” (comunidad de color), “Capitana Marvel” (mujeres), “Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos”. “Eternals” es dirigida por una ganadora del Oscar a Mejor Directore (Chloé Zhao, la segunda mujer en ganarlo y la primera de color). En el original, la mayoría de los Eternals son hombres y blancos. En la versión cinematográfica el elenco incluye a un surasiático, el pakistaní Kumail Najiani, una latina (Salma Hayek, en un rol que cambió de género), una sorda (Lauren Ridloff, sorda en la vida real e interpretando a un personaje sordo), un personaje gay (Phastos a cargo de Brian Tyree Henry) que está casado con otro hombre y con quien se besa en pantalla (Haaz Sleiman, actor libanés abiertamente homosexual). Por si fuera poco, a la diversidad también suman Gemma Chan (Sersi), quién aunque inglesa tiene raíces asiáticas, Don Lee que es coreano americano y hace a Gilgamesh, el más fuerte de los Eternals; Lia McHugh que con 15 años hace a Sprite, una Eternal de gran sabiduría que aparenta ser una niña, y, desde luego el elenco incluye participantes más típicos como el inglés Richard Madden (Ikaris) y la norteamericana Angelina Jolie cuya apariencia o etnicidad puede ser interpretada de varias maneras. Por cierto, los roles centrales recaen en Chan y Madden; Hayek es el más sabio. Las acotaciones también son para indicar el valor simbólico que le es dado a cada uno de los participantes. Por si fuera poco, en “Eternals” también hay la “primera escena de sexo” que ha sido un tanto hablada y aunque es claro lo que sucederá entre los personajes en cuestión (los protagónicos) también hay que decir que es breve.

Lo anterior deja ver que más allá de la segmentación de opiniones (no puede decirse como tal que “Eternals” se una película mal reseñada, un 50% exacto refleja justamente algo que es por completo divisivo), “Eternals” le agrega al universo de tajo mucha diversidad, amplitud de criterio (acto gay explícito y acto sexual aunque breve) y hasta un toque artístico (entre lo criticado está el que el primer acto es lento, entre lo alabado está la fotografía) que a la larga podría simbólicamente significarle mejores dividendos que la mera taquilla, aunque habrá que ver, como se dice “nadie está peleado con el dinero” y justo eso, más diversidad implica más mercado.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados