La UE exige a las redes sociales que comunique cuántas fake news eliminan mensualmente

fake news
La Unión Europea lucha contra las fake news en las redes sociales

La Comisión Europea está clara en lo que quiere. Por ello desde el 1 enero del próximo año las redes sociales deberán informar de forma mensual sobre la cantidad de fake news, cuentas falsas, bots rastreados y demás informaciones fraudulentas que hayan logrado eliminar. Al menos así será hasta las nuevas elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en mayo de 2019.

Entre las grandes plataformas que deberán dar este tipo de datos se encuentran Facebook, Google, YouTube y Twitter, pues son los que han suscrito hace pocas semanas un código de conducta con la Unión Europea, para comprometerse, de forma voluntaria a trabajar con mayor ahínco para luchar contras las fake news y problemas similares.

La razón de aprobar esta monitorización está además relacionada con la percepción de que el incremento de este tipo de informaciones falsas y manipuladas podría incrementarse en los próximos meses.

Y lo que Bruselas desea evitar es precisamente un incremento de las posibilidades de injerencia en los más de 50 procesos electorales que se llevarán a cabo en los próximos dos años, incluidos los de la propia Comisión Europea.

De hecho dan por descontado que precisamente durante la campaña electoral para estos últimos comicios, se apreciará un aumento de las informaciones falsas que busquen desacreditar a las instituciones comunitarias.

Entre los señalados como responsables, el documento acusa de forma abierta a Rusia como una de las principales potencias extranjeras con intereses en crear fake news para usarlas como ‘armas políticas’.

Según declaraciones del vicepresidente de la Comisión para el Área Digital, Andrus Ansip reseñadas por el diario El País, “Hay muchas pruebas que apuntan a Rusia como una de las principales fuentes de desinformación en Europa”, al tiempo que ha agregado, “La desinformación forma parte de la doctrina militar de Rusia y su estrategia es debilitar y dividir Occidente”.

La injerencia de Rusia fue detectada por la UE en 2014, durante el conflicto de Moscú con Ucrania y desde ese entonces la CE comenzó a investigarles con resultados inmediatos que les señalaban como creadores de miles de fake news digitales, que solo se han ido incrementado en los últimos años, especialmente cuando se trata de procesos electorales o situaciones conflictivas que involucren a Moscú.

Como parte de este nuevo plan de la UE, se incrementará el presupuesto de la unidad de información estratégica hasta los 5.000 millones de euros en 2019, meas del doble de lo invertido este año, cuando se gastaron 1.800 millones en esta materia.