La tecnología personalizada invade las industrias

La personalización es una estrategia efectiva en las estrategias, por eso, las marcas invierten 5 millones de dólares al año en ella. Sentirse parte de una marca, pero con características demasiado familiares para creer que todos las tienen, son clave para generar empatía con los consumidores.

Es por ello que las marcas en todas las industrias están apostando por ella, pero ahora colocan un plus de tecnología puesta en marcha en cada producto y en cada servicio que ofertan, es el caso de las siguientes marcas.

Las ofertas

En el mercado de los relojes análogos es conocido que Kikuo Ibe, ingeniero de Casio, inventó G-Shock con una propuesta de valor clara: hacer “el reloj que nunca se va a romper, aún cuando lo tires”. Determinó que un área de oportunidad en ese segmento era que los relojes de pulsera eran delicados y luego de invertir una gran cantidad de dinero, los usuarios veían en poco tiempo rota su inversión.

Posteriormente la mayoría ya no querían desembolsar grandes cantidades de dinero en un artículo que sabían que se les iba a romper, así que optó por apostar por la tecnología y enfocarse en esa característica personalizada para ese segmento y lanzó la línea mencionada.

La marca Foreo, una sueca que se dedica a la belleza, lanzó recientemente su máxima apuesta en el mercado mexicano: Luna 3, un aparato de limpieza del rostro, pero hasta para este proceso básico hay tecnología personalizada. Se trata de un dispositivo completamente personalizado que se controla por medio de la aplicación Foreo For You, disponible para todos los sistemas operativos. 

También, Coca-Cola es una marca se distingue por sus estrategias de mercadotecnia exitosas, la última en cuestión de personalización, fue colocar sus latas con nombres y apellidos que se tropicalizaron en gran parte del mundo.

También, la refresquera la llevó a un nivel más alto, con listas de canciones y spots en YouTube. La agencia Fitzco//McCann ideó brindar la posibilidad a los millones de consumidores de Coca-Cola, de tener su propia canción.

Incluso en los juguetes se implementa esto. Recientemente el músico Mark Ronson y el Grupo Lego lanzaron “Rebuild The World”; una campaña para fomentar y conservar las habilidades creativas de la generación Z. en la que presentaron a personajes que por medio de la tecnología crearon piezas que cubren una necesidad personalizada como la de David Aguilar, un joven de 19 años que construyó varios brazos prostéticos, a partir de elementos de la marca.

Es así como las compañías poco a poco han encontrado ese camino para una práctica tan atinada: mezclar tecnología e innovación para satisfacer las necesidades de sus consumidores.

Las cifras dictan que la personalización en cualquier proceso es efectiva y la tecnología como un plus – ya sea en le proceso o en el producto final – resultan en conjunto una apuesta interesante que está atrayendo la atención en las industrias. De distintas formas y en distintos mercados vimos los ejemplos, pero todos coinciden en que se trata de una apuesta actual a la que el estratega debe tener “los ojos abiertos”, a la que hay que atender si de verdad logra acaparar los mercados o sólo es una novedad que tiene la atención. Para ello es interesante tener este tipo de información de forma constante.