En la actualidad, son bastante conocidos los avances tecnológicos en el mercado de consumo. Principalmente de la mano de las grandes empresas de Silicon Valley, esas que están en busca de la tan ansiada tracción o de una pequeña cuota de mercado que les permita ser rentables.

Aunque si volteamos hacia atrás, no siempre ha sido así. No siempre ha sido Apple, no siempre ha sido Tesla.

Desde los años 90 se vienen dando estos pequeños grandes saltos en la industria tecnológica. En su mayoría impulsados por la necesidad de atar cabos sueltos en nuevos modelos de negocio que han pedido a gritos hacerle la vida más fácil al usuario digital.

Sin duda, una de las primeras problemáticas en busca de solución fue la de realizar transacciones seguras en internet. Y claro, una de sus principales interesadas fue la industria del juego online.

  • El terreno que dió pie a los pagos en casinos online
  • La creciente industria del juego online en México
  • ¿Que buscan lograr los casinos en México?

El terreno que dió pie a los pagos en casinos online

Ya sea a través de una PC con MS-DOS o una interfaz de voz entrenada mediante IA, la experiencia del usuario es la primer barrera cuando se busca derribar cuando nos interesa la conversión en un entorno tecnológico.

No importa el momento o la herramienta, todo debe funcionar tal cual esperamos. Si no es así, seguramente tardaremos mucho en confiar nuevamente en soluciones que se llaman a sí mismas como “mejores” o “innovadoras”.

Esto lo tuvieron muy en mente los operadores de casinos en Estados Unidos durante los inicios de internet, quienes al intentar captar a los entusiastas de la tecnología y del juego, buscaron proporcionarles herramientas sencillas para fondear sus partidas online.

No fue sencillo, ya que los casinos tuvieron que aliarse con nuevas compañías que operaban desde el otro lado del mundo. Una de ellas fue CriptoLogic, fundada en Irlanda, quienes rápidamente se posicionaron como referentes al crear uno de los primeros sistemas de transacciones financieras.

Esto permitió que se diera un desarrollo acelerado y exponencial, no solo dentro de la industria del juego online en Estados Unidos, sino también en sectores de todo el mundo que antes se veían limitados por las pocas opciones de pago disponibles en el mercado tradicional.

La creciente industria del juego online en México

En México esto pasó un poco de noche. Y no es todo culpa de la siempre presente brecha digital. 

Si hacemos un poco de memoria, el gobierno mexicano no siempre ha estado a favor de la legalización masiva de casinos en México; mucho menos de su ramificación online.

No obstante, en sexenios pasados hubo una apertura a esta industria que permitió el otorgamiento de nuevos permisos y la expansión de diferentes empresas dentro de territorio nacional, que ahora bajo el paraguas gubernamental tienen la posibilidad de realizar importantes inversiones en el país.

Producto de ello es que en los últimos años, aunado a la penetración de la tecnología en el mercado de consumo, se ha dado una explosión en el sector de los casinos online.

Muchos de ellos, de gran renombre a nivel global, poseen una infraestructura tecnológica impresionante y oficinas dentro del territorio nacional. Mientras que por otro lado, también han nacido multitud de aplicaciones móviles y sitios de juego online que parecen operar al margen de la ley. 

Claro que aunque en la red pueden encontrarse sitios o reviewers que ofrecen un listado de los casinos online confiables de México, sigue siendo muy difícil para el usuario medio distinguirlos a simple vista. Y ahí es donde puede mermarse la experiencia de usuario.

Si de por sí existen problemas de confianza en el uso de internet del jugador tradicional, resulta peor al existir scammers y pasarelas de pago informales o poco seguras.

Para esto, operadores globales como Betway o Codere se han esforzado en invertir cantidades importantes de dinero en patrocinios, publicidad y de realizar alianzas con las principales empresas de pago en el país. Todo con el fin de generar una imagen de confianza y seguridad.

Incluso está el caso de Caliente, que siendo uno de los grupos de casinos más longevos en territorio nacional se ha fortalecido recientemente a través de grandes inversiones en infraestructura tecnológica propia, lo cual dota a su plataforma de casino online de procesos de seguridad y encriptación propios de dicha casa de apuestas.

Todos ellos saben que la inversión en seguridad tecnológica es primordial si se quiere llegar a los millones de usuarios en México con miedo a las transacciones y al manejo de sus datos online.

¿Que buscan lograr los casinos en México?

Los casinos saben que los usuarios se comportan distinto. Que ya no es lo mismo captar a un nuevo apostador en medios tradicionales que a uno en medios digitales.

El primero ya conoce cómo funciona todo y es leal a la marca, mientras que el segundo requiere de una mayor motivación. No solo recompensas, sino seguridad y practicidad. Un valor agregado que sobrepase con creces la opción tradicional.

Y los casinos online en México están trabajando a marchas forzadas.

A pesar de aún no incluir en su mayoría criptomonedas, muchas de estas casas de apuestas y casinos online ya están poniendo el ojo en ellas, ya que no solamente facilitan las transacciones internacionales sino que las cryptos las hacen más eficientes y baratas.

Esto aunque no parezca mucho puede ayudar a sobrellevar el problema de captación de nuevos usuarios, que al evitar la bancarización ven minimizadas sus oportunidades de juego online.

No olvidemos que el jugador de hoy es diferente al de hace 10 o incluso 5 años. Conoce más, tiene muchísimas opciones y es importante facilitarle el proceso. Para eso sirven las nuevas tecnologías.

Similar a lo que se ha hecho desde los años noventa en esta industria.

Misma industria que sigue creciendo año con año en México, y a la cual le es vital transformarse y seguir invirtiendo en soluciones tecnológicas en pro de sus usuarios.