La relación entre el marketing deportivo y la natalidad en el mundo

Nueve meses del campeonato de Chicago en el béisbol, la tasa de natalidad se disparó en la ciudad, este efecto se asocia a la conquista de la Serie Mundial

La relación entre un aficionado y su equipo deportivo es un vinculo que difícilmente se puede explicar, existe el dicho de que se puede cambiar de religión, ideología, país, pareja, gustos y demás, pero no de equipo.

La grandeza de los clubes, según los expertos, se mide en los campeonatos, en las satisfacciones que le otorga a sus seguidores, quienes se desbordan en actos de júbilo, que van desde asistir a un lugar determinado a celebrar, acompañar al equipo en sus viajes, comprar la mercancía, hasta hacerse tatuajes o cualquier otro tipo de recuerdo de los colores a los que alienta.

Las nuevas generaciones se identifican con las organizaciones y encuentran en los jugadores modelos a seguir; por lo que la mercadotecnia deportiva, si bien tiene que realizar estrategias y campañas para acercarse a los suyos e incrementar su presencia en nuevos territorios, tienen ganada la batalla, en ciertos casos, de las ciudades que representan.

De tal modo que cuando logran los títulos, las emociones se desbordan tanto en los componentes de un club, como en sus seguidores, y más cuando ha pasado una cantidad importante de años desde la última celebración.

En Chicago, el equipo de los cachorros (Cubs) lograron la Serie Mundial de la temporada 2016, una gesta que tardaron en refrendar 108 años, por lo que las generaciones contenidas de festejos rindieron sus frutos en este julio.

Nueve meses después del campeonato, los médicos del Advocate Illinois Masonic Center indicaron que la ciudad registra un boom de nacimientos, además de que pronostican que la tendencia continúe hasta agosto.

En 2004, el equipo de los Medias Rojas de Boston vivió una situación similar, su última proeza había llegado en 1918, en aquella ocasión barrieron 4 juegos a 0 a los Cardenales de San Luis; el furor de una victoria que tanto esperó la región también manifestó un elevado natalicio nueve meses después del campeonato.

2009 significa uno de los años más importantes en la historia del Barcelona, fue la primer temporada de Pep Guardiola al frente del equipo blaugrana, aquel en el que la escuadra consiguió seis títulos de seis posibles; aquel en el que Andrés Iniesta metió el gol del pase a la final de la Champions League frente al Chelsea en campo rival; efectivamente, nueve meses después de ese acontecimiento, los nacimientos en la ciudad española crecieron 45 por ciento, según un estudio de COM radio, de España.

Las coincidencias de estos natalicios con los triunfos deportivos pueden aprovecharse por las organizaciones, ya que crece el vinculo entre los aficionados, llegan futuros potenciales consumidores de sus marcas, lo que derivará en un crecimiento de consumo y de ganancias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299