La psicología y el psicoanálisis en la mercadotecnia

En una plática durante un desayuno reciente con quien, a mi personal punto de vista, es una autoridad en los temas de Publicidad y Mercadotecnia, discutíamos la relación que estas tres disciplinas pueden tener y las hipótesis que se pueden generar en pro de la profesión que hacemos los mercadólogos.

Inspirado en aquella plática, me tomo la libertad de aportar en estas correlaciones desde mi experiencia profesional como mercadólogo, mi formación como psicólogo y mi pasión por el psicoanálisis.

Quisiera aclarar unos conceptos, ya que es común confundirlos, y quizás peor aún, no dar importancia a la profundidad de las prácticas y profesionalización.

Empezaré por el orden de el encabezado de este escrito para no herir susceptibilidades de grado de importancia.

La American Psychological Association describe a la Psicología como el “estudio de la mente y el comportamiento”, hoy en día es una disciplina científica con varias ramas de investigación, incluso la APA considera a la Psicología de la Publicidad como “el estudio del impacto psicológico que tienen diversos medios de comunicación que promueven productos y servicios en los posibles compradores y de los factores que influyen en su eficacia…”.

Aclara que la disciplina que “se especializa en la conducta de los individuos como consumidores y en las técnicas de comunicación de la información con el propósito de influir en las decisiones del consumidor…” es la Psicología del Consumidor, siendo los Psicólogos del Consumidor los que “investigan las razones y procesos psicológicos que subyacen a la conducta con fines de lucro, así como la mercadotecnia sin fines de lucro”.

En mi experiencia, he visto varios estudios de mercado que son ejecutados e interpretados por alguien que no tiene la formación ni los conocimientos de la disciplina arriba mencionada, por lo que los sesgos y el nivel de riesgo aumenta, no por el hecho de decidir desde nuestros deseos inconscientes proyectados en suposiciones carentes de sustento nos da como mercadólogos una plena seguridad en los resultados, esto sucede por los rasgos narcisistas (en el peor de los casos trastorno) que es común encontrar en la profesión de mercadotecnia.

Ahora bien, sin entrar en temas ásperos de mis colegas Psicoanálisistas, usaré la definición de Assoun, “el psicoanálisis es un método de investigación de procesos inconscientes, un modo de tratamiento de desórdenes nerviosos y una serie de concepciones psicológicas”, al ser (entre tantas cosas) un método, podríamos hacer la alianza en Marketing de entender, comprender, pronosticar y controlar (en el mejor de los casos) los impulsos, pensamientos, deseos y las manifestaciones conscientes de las personas, disminuyendo los sesgos y el margen de error en la elaboración de las campañas de mercadotecnia.

Se que el tema podrá darnos cientos de cuartillas a desarrollar, para terminar mi aportación de la columna, cuando me preguntan “que tiene que ver la psicología con marketing” mi respuesta es, “el psicólogo y el mercadólogo buscan cambios de conducta, uno enfocado en pacientes y el otro enfocado en consumidor”, para lograr estos cambios debemos entender la psicodinamia de la persona y de los grupos target, de nuestro mercado.