La nueva era del comercio electrónico



Por Abraham Geifman
@ageifman

Uno de los más grandes temores del consumidor en el uso de la tecnología para comprar, es sentirse robado, ya sea debido a algún cargo injusto o por el uso indebido de su tarjeta de crédito.

México tiene terribles historias que contar sobre fraudes comerciales, tarjetas clonadas, phishing en bancos, extorsiones, etc. Esto ha mermado injustamente el desarrollo de un extraordinario canal comercial con relación a otras latitudes, sin embargo los nuevos estándares y certificaciones disponibles en Internet, hacen que hoy en día pueda ser tan segura una transacción en línea como en un establecimiento físico.

Se trata del inicio de una nueva era del comercio electrónico, en la que existen expectativas altas pero realistas sobre el alcance real de un nuevo canal comercial. Mucho tenemos que agradecer a las aerolíneas de bajo costo, cuyo modelo de negocio exige a sus clientes la compra de boletos en línea como requisito para obtener precios increíbles.

Según la AMIPCI –Asociación Mexicana de Internet–, el comercio electrónico B2C –Business to Consumer–, representó en el 2009 un valor cercano a los mil 800 millones de dólares en México, 85 por ciento superior al 2008, con un gran porcentaje aún basado en la venta de boletos de avión.

Sin embargo, México está muy por debajo de países como Brasil y Chile, donde la oferta de tiendas virtuales es muy extensa.
 Es un hecho que las condiciones están puestas para la construcción de un nuevo canal comercial en México, tanto en una mayor disposición del consumidor como de las soluciones tecnológicas disponibles, mejores estándares de seguridad y una serie de interesantes herramientas para captar los hábitos de clientes en línea y conformar un atractivo merchandising en línea, además de una ágil interacción con redes sociales que pueden ser una gran fuente de tráfico a un sitio de ventas en línea.

Hoy es posible compartir en un muro de Facebook ideas de productos para regalar a un amigo directamente desde la tienda virtual, y recibir en cuestión de minutos comentarios o retroalimentación sobre el mismo, para efectuar una compra adecuada.

También es posible hacer una adquisición compartida entre dos personas que estando físicamente separadas pueden entrar juntos a mirar artículos en línea y efectuar la compra.

Existen herramientas de análisis que permiten identificar las fuentes de tráfico hacia un sitio y efectuar campañas para atraer más clientes desde dichas fuentes.
 Sin embargo, a pesar de tantos avances, las conductas de compra siguen inclinadas hacia las tiendas físicas, son parte del entretenimiento para muchos, y existen categorías en las que las ventas en línea no podrán suplir la experiencia de probarse una prenda o probar una pantalla plana.

La nueva generación del comercio electrónico pretende operar como un canal complementario. Las empresas de retail deben mirar a su tienda en línea como un canal paralelo y no como una sucursal más. Ser un canal extra facilita la experiencia de compra. Imaginemos la posibilidad de ordenar un producto en línea y recogerlo en la sucursal más cercana a nosotros, o modificar un pedido online desde nuestro teléfono móvil, o conocer las existencias de un producto previo a visitar la tienda evitando así la tan molesta frase: “está agotado joven, nos llega en la semana”.

La mejor noticia es que la tecnología para construir tiendas electrónicas puede ser muy accesibles para pequeños negocios, en función al número de artículos y transacciones.

Los mismos bancos han preparado servicios tercerizados para que una pequeña tienda en línea pueda transaccionar con tarjetas de crédito en lugar de transferencias bancarias. También existen servicios como PayPal que a base de un esquema de prepago, el cliente puede adquirir productos en línea sin necesidad de su tarjeta de crédito.

En resumen, existen las condiciones, las tendencias, los hábitos en proceso de cambio y la tecnología para acercarnos más al futuro de las compras, sin importar el tamaño de la empresa, pero eso sí, con en la posibilidad de impactar ahora y ganarle mercado a nuestros competidores más indecisos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299