La mercadotecnia para niños y familias en la era digital

Comunicar y transmitir mensajes a niños y familias conlleva gran responsabilidad y es complicado porque tienes que ganar 2 audiencias de forma paralela

Mi primera palabra para el equipo de redacción de Merca 2.0, es la que muchas veces dejamos para el final: ¡GRACIAS!

He sido lectora de este medio desde sus inicios, en el año 2002, y tengo el sentimiento que experimenta cualquier fan de una banda de rock cuando el artista lo invita a subir a su escenario: “emoción”.

Desde muy joven, tuve la oportunidad de trabajar para grandes corporativos y marcas en diversas áreas de la mercadotecnia y con los años no me canso, sino todo lo contrario; cada día que pasa me apasiona y me reta más. Pienso que la mercadotecnia es un mundo infinitamente dinámico, creativo y en constante evolución.

Desde niña, encontré que tenía talento para escribir y componer canciones; aprendí a tocar la guitarra, gracias a libros que vendían en puestos de periódico; hubiera sido tanto más fácil para mí haber contado con tutoriales digitales, pero en ese entonces, esos eran los recursos que tenía, adicional a unas cuantas clases particulares. Entendí que el aprendizaje es algo constante y que, si algo te apasiona, puedes lograr cosas increíbles y sobrepasar retos y dificultades que, sin duda, todos los emprendedores vivimos en nuestro camino. De esa manera, me atreví a componer, producir y ofrecer a grandes marcas jingles publicitarios como un side business, de manera paralela en la que perseveraba en mis empleos y, años más adelante, en el mundo del emprendimiento.

En el año 2019, con el mismo ímpetu que tenía de niña, decidí estudiar un Master in Internet Business, el cual, me abrió aún más el interés por la transformación digital.

Como comunicóloga, me encanta el desafío de poder generar contenidos para diversos sectores: manufactura, tecnología, negocios, salud, educación, responsabilidad social, entre otros. He comprobado que, al que le gusta escribir y entiende que para lograrlo tienes que convertirlo en una disciplina y no en chispazos que lleguen de pronto a la mente, se convierte en una profesión fascinante que, además, te llena de satisfacción porque cada combinación de letras y palabras es una creación única; al igual que una melodía musical, en donde cada nota y cada silencio, son igual de importantes.

Soy mujer, esposa, mamá, profesionista, idealista y humanista. En el momento de estar embarazada de la primera de mis 3 hijas, de manera natural, comencé a componer canciones a la bebita que crecía en mi vientre; era una excelente manera de pasar el tiempo, de mantener mi mente activa y, sobre todo, de expresar y comunicarme de una manera muy especial con mi bebé.

Así que mi camino, un sube y baja como para muchos, me ha dado la oportunidad de combinar talentos. He logrado combinar mi interés y conocimientos de comunicación, mercadotecnia, tecnología, creatividad y música; complementados por la inspiración infinita que te dan los hijos.

Decidí que una de mis razones y proyectos de vida era compartir esa experiencia que he vivido como mamá con otras familias.

Sin duda, la era digital ha hecho que la paternidad sea muy diferente de lo que era hace, tan solo, una década.

Comunicar y transmitir mensajes a niños y familias conlleva gran responsabilidad y es complicado porque tienes que ganarte a 2 audiencias de manera paralela: niños y adultos.

La era digital ofrece extraordinarias herramientas de segmentación para poder hablar de manera adecuada, a través de diversas plataformas; por el otro lado, la oferta a nivel mundial de proyectos de entretenimiento para niños ha crecido de manera exponencial en el mundo.

Me da gran orgullo que México pueda demostrar que somos creadores y no solamente traductores y que, cada vez en las artes y en la cultura, son más los jugadores a nivel nacional que nos atrevemos a levantar la voz y decir “sí podemos, los mexicanos somos altamente creativos”; será porque vivimos rodeados de una cultura llena de colores, sabores y paisajes que nos inspiran, sumado a que, como individuos, cada día nos encontramos con retos por resolver y eso contribuye a que nuestra tolerancia a la frustración sea mayor y que la creatividad aflore en el sentido de entender que la creatividad la poseemos todos los seres humanos, ya que es la capacidad de resolver problemas.

Y qué mejor ejemplo que los niños, que hemos sido todos. Los niños nos enseñan que la única manera de caminar es cayéndote y levantándote.

Así que, a través de estas columnas, podré compartir con ustedes lo que como adulta conservo de niña, lo que como madre aprendo de mis hijas y lo que como emprendedora y profesionista he logrado, a través de la curiosidad, la observación y la pasión por crear y encontrar propósitos, especialmente al desarrollar y ejecutar campañas de mercadotecnia para niños y familias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299