La incertidumbre, aprender a trabajar con ella, 3 recomendaciones

Todos estamos viviendo momentos de incertidumbre: no tenemos todas las respuestas hoy y, cuando las tengamos, estaremos viviendo otra realidad.

Todos sin excepción estamos viviendo momentos de incertidumbre, tanto en nuestra vida personal como en la profesional. En las empresas y organizaciones estamos tratando de reorganizarnos para poder seguir trabajando y siendo productivos como antes.

Lo que si nos debe quedar claro; es que nada será como antes, esto que estamos viviendo es y será un reto para todos nosotros como profesionales del marketing.

Dicho esto ¿Cómo lidiar con la incertidumbre y lograr nuestras metas?

No tenemos todas las respuestas hoy y cuando las tengamos estaremos viviendo otra realidad. Me gusta mucho esta frase de Mario Benedetti que decía “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas de pronto cambiaron todas las preguntas”.

Por tal motivo es muy importante que tengamos bien claro que en nuestra vida como en nuestra profesión todo puede cambiar de la noche a la mañana, preferencias del mercado, conducta del consumidor, canales de comunicación, temas relevantes, la oferta y la demanda de ciertos productos o servicios etcétera…

Entendamos a la incertidumbre como “falta de predictibilidad, perspectivas de sorpresa y sentido de consciencia y compresión de los eventos”, según Audun Josang.

Este año sin duda es un año de incertidumbre y no podemos quedarnos paralizados ante la incertidumbre y esperar a que los tiempos mejoren o a que se acabe la pandemia.

Aquí les dejo tres recomendaciones que les pueden ayudar a poder trabajar bajo la incertidumbre:

1.- Concéntrate en lo que puedes controlar

Si nos concentramos en lo que puede pasar y hacemos suposiciones nunca lograremos nada, así es que hay que enfocarnos y concentrarnos en lo que podemos controlar para poder actuar y hacer las cosas.

2.- Acepta los riesgos

Simplemente cuando hay incertidumbre hay riesgos, hay que aprender a minimizarlos y aceptar aquellos que no podamos eliminar. Accionemos y si sale mal, intentar otra manera de hacer las cosas y saber que podemos fallar, aprendamos de esto y sigamos adelante.

3.- Plan A al plan Z

Si teníamos tres planes y los tres fallan sigamos con tres planes más, ser resilientes y utilizar la derrota o el error para sacar fuerza y seguir intentando será la gran diferencia en estos momentos para lograr los objetivos.

Termino con esta frase que ejemplifica mucho estos momentos que estamos viviendo: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más rápidas, ni las más inteligentes si no aquellas que se adaptan mejor al cambio”, de Charles Darwin.

¡Ánimo!

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299