Cuando un producto o servicio establece sus principales particularidades, elige un nombre, entonces inicia su marca y en este momento surge la pregunta: ¿Conocen a alguien que me haga un logotipo? Muchas veces lo que sigue después de esta pregunta depende de si uno cree que con solo tener un logotipo solucionará toda la comunicación de su producto o servicio. No se confundan, no es lo mismo hacer un logotipo que contratar a un creativo para construir una marca.

Iniciar un negocio, esto no se realiza con el pensamiento de que pronto cerrara y no va a tener crecimiento, es importante consolidar un objetivo y desarrollar su visión a corto y largo plazo, de la mano viene la importancia de construir una marca. Tanto la empresa como la audiencia a la que se va a dirigir deben identificarse desde el principio con preguntas similares a: ¿Cómo es que mi audiencia captara los mensajes? ¿Cómo va evolucionando conforme va madurando el producto o servicio? Constantemente nos topamos con empresas que no siguen una misma línea de comunicación al compartir diferentes contenidos en redes sociales, esto provoca la dilatación de un público objetivo, y no estamos hablando únicamente de imágenes, colores, elementos, etc.

La decisión de considerar a un departamento creativo que desarrolle el branding de tu empresa desde el inicio de la construcción de tu producto o servicio es importante para definir al mercado al que te vas a dirigir. He sido testigos de empresas que abren y en menos de un año han cerrado por no haber invertido en algo tan sencillo como un estudio de mercado (fundamental para definir el desarrollo de la marca). Saber quién es tu audiencia, qué le dirás, cómo se comunicará, los colores que van con el tipo de producto o servicio que ofrecerás… Básicamente, estar consciente de cómo vas a comunicar las diferencias que hacen de tu empresa un producto único y diferente a lo que ofrecerá la competencia.

Un branding bien hecho, es cuando cualquier elemento en la mente del consumidor automáticamente conecta al producto o marca. Un ejemplo es Coca Cola y su tipografía especial, no es necesario que la describa porque ya te la estás imaginando, como consecuencia, no puedes evitar pensar en la bebida. Lo mismo sucede con Netflix, Dove y una gran variedad de marcas.

Ya sea producto, servicio o marca personal, una marca habla por si sola. Esta debe desarrollar una personalidad y una reputación que sea entendible para la audiencia a la que quieres llegar.

Lo que deben de considerar es la importancia de tener a un experto para aterrizar su identidad corporativa. Frecuentemente, a diferentes personas les cuesta trabajo asimilar la idea de crear cosas que quizás no necesites en el momento de iniciar un negocio, pero si no tienes bien establecidas estas bases, no comprenderás la línea de comunicación, ni hacia donde va tu marca.

A veces suceden diferentes casos. Si tú ya tienes una marca, y tu producto o servicio ya se encuentra en el mercado, debes considerar que tu marca tiene que evolucionar de la misma manera en la que evoluciona el mercado. No debes tener miedo, pero muchas veces trabajar en el rebranding de tu empresa puede dar una frescura, una conquista de nuevos mercados. El acercamiento a tus audiencias se renovará y esto se va a reflejar en tu posicionamiento y tus ventas. Si tienes alguna, pregunta, no dudes en contactarme mis redes sociales son @ginaalfeiran.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299