La final fue de Nike, pero Adidas ganó el Mundial de Rusia

La venta de playeras de la Copa del Mundo disparó los resultados financieros de Adidas. Gracias a eso y a una suba del 12% en zapatillas, sus ingresos crecieron un 10% en el segundo trimestre.

adidas_
Bigstock

Las acciones de Adidas subieron hasta un 9% en la bolsa de Frankfurt luego de que la compañía informara sus ganancias del segundo trimestre, que coincidió con la Copa del Mundo de Rusia 2018.

La firma alemana de ropa deportiva dio a conocer que las ventas entre abril y junio crecieron un 10% respecto del año anterior y las de zapatillas, un 12%.

Entre las razones, el gerente general, Kasper Rorsted, apuntó el impulso de la Copa del Mundo y sus “áreas de enfoque estratégico en América del Norte, China y el comercio electrónico”.

Si bien Adidas tuvo un buen desempeño, las ventas en su marca Reebok cayeron un 3% en el mismo periodo.

Como está dicho, las acciones llegaron a crecer hasta un 9%, cotizando en máximos de tres meses y superando las previsiones de los analistas. Según Rorsted le dijo a la CNBC, con motivo de Rusia 2018 se vendieron más playeras de la marca que los 8 millones que se comercializaron para el torneo en Brasil, hace cuatro años.

Este resultado se logró a pesar de que a la final del evento de este año, en Moscú, la disputaron dos equipos con uniformes de su histórico rival, Nike, marca que viste a Francia y Croacia.

Adidas informó ingresos por 5.260 millones de euros en el segundo trimestre y los analistas anticipaban 5.170 millones.

Hay que recordar que Adidas no la pasó bien en 2017. Sus acciones cayeron un 1,5% frente a ganancias de más del 15% de Puma y del 34% de Nike.

“Zapatillas grandes y torpes”

“La última tendencia que se ve en la calle son los nuevos modelos de los que teníamos en los 90, son zapatillas grandes y torpes, que no son del gusto de todos, pero ese es el nuevo gusto”, dijo este jueves Rorsted, al programa Squawk Box Europe de CNBC.

También dijo que “los ciclos de vida de los productos son más cortos”, que duran “seis o nueve meses y cambian”. Y agregó: “Por un lado, es una oportunidad, pero también una amenaza porque se puede estar un día muy bien en el negocio y estar afuera al siguiente”.


loading...