La evolución de los videojuegos

Por Alan Campos
Twitter: @giallor84
Correo: [email protected]

Prácticamente desde que tengo uso de memoria los videojuegos y el futbol han estado presentes en mi vida, intersectándose en más de una ocasión. Obviamente los primeros juegos de futbol que salieron al mercado muy poco tenían que ver con la verdadera acción que vemos en un terreno de juego y con los simuladores que tenemos hoy en día.

Notas relacionadas:
El nuevo capricho del Real Madrid
¿Talento mata carita?
La revolución árabe

Hoy en día los simuladores de futbol han avanzado tanto que prácticamente podemos tener bajo nuestro control a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Wayne Rooney o cualquier otra figura del futbol mundial que nos venga a la mente gracias al gran desarrollo de las diferentes consolas de videojuegos, sin embargo en sus comienzos el éxito de una franquicia sobre otra se debía meramente a la mercadotecnia.

Es decir, en un principio los gráficos que tenían las consolas nos impedían distinguir a un jugador de otro, siendo todos los futbolistas únicamente diferenciados por el nombre que aparecía en la parte inferior de la pantalla, y ahí es donde FIFA comenzó a anotarse victorias, pues debo decir que en mi caso era mucho más emocionante controlar a “R. Baggio” que a “R. Paglio” o esa clase de futbolistas que aparecían en el Pro Evolution Soccer.

Sin embargo la mercadotecnia de EA Sports no se quedaba únicamente en los nombres que veías a la hora de comenzar a jugar, sino que desde la portada del mismo te invitaba a comprarlo teniendo desde su inicio a jugadores profesionales como David Platt o Piotr Swierczewski.

Siendo así las cosas comenzaron a cambiar favorablemente para ambas franquicias, primero utilizando los escudos y nombres oficiales de los equipos, para posteriormente utilizar las playeras con todos y cada uno de los patrocinadores oficiales de cada equipo, y finalmente vistiendo a los jugadores con zapatillas Nike, Adidas, Umbro y demás marcas utilizadas por los diferentes clubes alrededor del mundo.

Pero la lucha mercadológica no terminó ahí, pues posteriormente se procedió a aumentar el engament mediante la tropicalización de los contenidos, es decir, ya no sólo teníamos a Carlos Vela, Rafael Márquez o Cuauhtémoc Blanco en la portada del juego, sino que incluso podíamos oír a los comentaristas a los cuales estamos acostumbrados, siendo en el caso de México en algún momento Enrique Bermúdez y Ricardo Peláez (en el caso de FIFA) y Luis García y Christian Martinolli (en el caso de PES).

Y podemos estar seguro que todas estas estrategias han funcionado, ya que no sólo FIFA ha vendido más de 100 millones de copias a nivel mundial a lo largo de su existencia, sino que su edición 2012 se instaló como el videojuego deportivo con mayores ventas en menor tiempo en la historia al alcanzar 3.3 millones de unidades vendidas y 186 millones de dólares en su primera semana.

Del mismo modo PES no se queda atrás habiendo vendido más de 81.65 millones de unidades a nivel mundial.