La cultura de la cancelación de pronto nos ha arrollado a todos. Así de súbito. De pronto. Todo está mal dicho. Todo está incorrecto. Muchos de lo que comentamos, principalmente en redes sociales, ofende a alguien de alguna forma. Les pongo un ejemplo. Hace poco vi una foto de un amigo en Facebook que tenía su mano en forma de puñal del lado de su corazón sonriendo.

No lo pensé y enseguida comenté: —¡Puñal! —Poco tiempo después, mi amigo, me escribió por mensaje directo y me pidió que me disculpara por la publicación de mi comentario público pues se sentía ofendido porque para él la palabra puñal implicaba un insulto despectivo de homosexual o gay. Me disculpé enseguida y borré mi comentario.

Hoy los Redskins o Piles Rojas de Washington, equipo de la NFL ya no podrán llamarse así porque su nombre por poner un color de piel a los pueblos originarios de los EE.UU ofende a ciertos grupos de la Unión Americana. En un principio fue sólo un rumor hace un mes, inmediatamente, el dueño del equipo y fundador, Daniel Snyder salió a desmentir lo dicho y declaró: —Jamás vamos a dejar de llamarnos como nos llamamos—, pero hace una semana, tres de sus patrocinadores más importantes, por miedo a la cultura de la cancelación y por ver desprestigiadas sus marcas y productos, sugirieron al dueño de la franquicia deportiva pensar mejor la evolución del nombre y esta semana ya están evaluando una seria campaña de naming para ver las opciones más convincentes de nombres para la evolución de la nueva marca del equipo de Washington.

Todo esto de la cultura de la cancelación viene muy fuerte. Y más después de esta pandemia mundial. Será necesario estar muy alertas y sensibles para escuchar hacia dónde van los lineamientos provocados por las culturas de las cancelaciones que viajan como mareas itinerantes que son difíciles de predecir. Como agentes de la mercadotecnia, la misión es escuchar con fidelidad para navegar por estos mares peligrosos. Que pueden destruirnos en segundos. Muchas veces lo que la gente quiere y es linchar por linchar, no necesariamente hay mucha ideología. Después de un 2020 con frustraciones y confinamientos, muchos quieren ver sangre. Hay muchas frustración en el ambiente y la gente tendrá ganas de linchar y se dejarán ir con todo. Muchas veces sin pensar demasiado. Lincharán por linchar.

¿Cómo navegar ante el mar de la cultura de la cancelación?

Sin miedo. Serás un marinero sin miedo. Los linchadores huyen el miedo. Si te ven con miedo e inseguro como marca y vulnerable te atacarán muy pronto.

No significa que el no tener miedo no tengas valores humanos universales. Es necesario leer y escuchar los valores universales actuales. Una vez captados, sintonizarlos con el ADN de tu marca, si hacen química, entonces comunica lo que haga sentido con tu filosofía.

Sé auténtico. La verdadera autenticidad es un escudo infalible e impenetrable. Pero auténtico de verdad. Esto le cuesta mucho trabajo a las marcas y a los individuos cuando trabajan en su marca personal.

Diseña tus pilares y cimientos clave de comunicación offline y online con constancia y actualidad. Para generar congruencia, claridad y contenido de marca relevante.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299

Compartir
Artículo anteriorLas preocupantes verdades detrás del Top Ten de películas originales de Netflix
Artículo siguienteAmazon podría acabar con el reinado de P&G en el terreno publicitario
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam