La ceremonia de inauguración de PyeongChang 2018 tuvo menos audiencia que en Sochi 2014, pero no todo está perdido

drones_juegos_olimpicos
Imagen: YouTube

Acabamos de cumplir el primer fin de semana de actividad de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, en Corea del Sur, uno de los eventos deportivos más importantes para este año y, sin duda, un gran escaparate para las marcas.

Parte del éxito de la justa olímpica se debe al interés que generan, lo que motiva una gran afluencia de turismo en los países y ciudades sede, así como la atracción de millones de espectadores a través de las diversas transmisiones televisivas alrededor del mundo.

Sin embargo, parece que PyeongChang 2018 no arrancó lo mejor posible ya que la ceremonia de apertura transmitida por la NBC (dueña de los derechos en Estados Unidos) alcanzó a 28,3 millones de espectadores.

El problema es que pese a ser la emisión que más audiencia captó en un viernes por la noche en territorio estadounidense, es que según datos de Nielsen tuvo menos espectadores que la ceremonia de inauguración de Sochi 2014, que registró 31,7 millones, lo que representa un 11 por ciento menos, respecto a los juegos pasados y 12 por ciento respecto a los juegos de Vancouver 2010.

Sin embargo, aún no deben preocuparse desde el COI o la misma NBC, pues según Nielsen la transmisión de los Juegos Olímpicos de Invierno de la NBC promedió una calificación de 14.7 hogares que, si se compara con otros deportes en Estados Unidos, no está anda mal, superó 46 de las 47 televisiones nacionales de temporada regular de la NFL, así como seis de las siete transmisiones de la Serie Mundial 2017 y las cinco de las finales de la NBA 2017, de acuerdo con AdEge.

Esto es bueno en términos de publicidad si consideramos que las marcas mantendrán la confianza en la justa olímpica; entre los anunciantes que se vieron el viernes encontramos a Apple Watch, Coca-Cola, Chevrolet, Samsung Galaxy, Toyota, Visa y Ford, según estimaciones de iSpot.tv.

No cabe duda que los Juegos Olímpicos representan ingresos importantes para las cadenas de televisión, sólo en México existe una rivalidad entre las grandes empresas de medios, en principio eran Televisa y TV Azteca las que acaparaban las transmisiones pero, desde que en 2014 América América Móvil, empresa de Carlos Slim, obtuvo los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014, los de Río 2016, PyeongChang 2018 y Tokyo 2020, en 17 países de Latinoamérica, el sesgo en medios abiertos es notorio, lo que provoca, hasta cierto punto que las marcas pierdan interés por los juegos.

Esto podría cambiar en el futuro cercano, al igual que el mundial, los juegos olímpicos deberán mirar más hacia digital, sólo NBCOlympics.com y la aplicación NBC Sports representaron una audiencia de un minuto promedio de un 449 mil espectadores adicionales que, en comparación con televisión parece poco, pero son números que crecerán con el paso de los años y es un terreno en el que América Móvil está creciendo, con Marca Claro, mientras que en televisión tiene cierta cobertura con alienas con Fox Sports y en su momento las que tuvo con Canal Once y Canal 22.