Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

La carta a los críticos de Messi que es furor en WhatsApp

La clasificación del Barcelona a la final de Champion League hizo que volviera a viralizarse una carta abierta de un fanático de Messi. Es argentino, y le habla a todos los que critican (en Argentina y en España) al astro del fútbol.

Buenos Aires, Argentina.- La clasificación del Barcelona a la final de Champion League hizo que volviera a viralizarse una carta abierta de un fanático de Messi. Es argentino, y le habla a todos los que critican (en Argentina y en España) al astro del fútbol.

Más notas relacionadas:
Samsung convierte a Messi en un Avenger
Trivia: Consiente a los más pequeños con Eco Dino de Tupperware
El poder de la mujer en redes sociales

Este martes, Barcelona pasó a la final de la Champion League luego de perder 2-3 con Bayern Munich en Alemania (marcador global: 6-2 para el equipo español). Gran parte del pasaje a la final la obtuvo en Barcelona, cuando Messi fue el gran protagonista.

Esta gran actuación de Lionel Messi en la serie con el equipo de Pep Guardiola, hizo que se volviera a viralizar en WhatsApp una carta abierta que un usuario de Facebook había escrito en junio de 2014, cuando se disputaba la Copa del Mundo de Brasil y la Argentina estaba en la final.

La escribió en la red social Pedro Rosemblat y llegó a mucha gente. Ahora, con la masificación de WhatsApp, su viralización ha sido imparable.

El texto está dedicado a aquellos que critican a Messi por su aparente pasividad en algunos partidos, a aquellos que lo llaman “pecho frío”, que en Argentina es un sinónimo despectivo de pasividad, de “falta de sangre”, de indolencia o tibieza.

“Once años tenía Messi cuando se fue de la casa de su mamá para cumplir el sueño de ser futbolista. Vos tenés 30 y hasta hace no mucho todavía le pedías que te lavara la ropa. Once años tenía Messi cuando empezó a inyectarse hormonas para poder jugar a la pelota. Él mismo se clavaba la aguja en las piernas a los 11 años. ¿Te acordas qué hacías vos a los 11 años? Yo sí me acuerdo, salía del colegio y me iba a mirar la tele como un pecho frío.

Los martes y los jueves jugaba al fútbol pero era tan pecho frío que nunca pude competir profesionalmente. Siempre jugué con los pecho fríos de mis amigos.

¿Te acordás, pecho frío, cómo te bajó la presión la última vez que te sacaron sangre? Ni un pelo en los huevos tenía Messi cuando se pinchaba él solito la pierna. Qué cagazo te dan las agujas, ¿no es cierto, pecho frío?

Pero eso no te define como un auténtico pecho frío. El problema es que vos nunca llegaste a ser el mejor en lo tuyo, ni cerca estuviste pecho frío. No sos ni el mejor de tu oficina. ¿Sabes por qué? Porque preferiste pasar cientos de miles de horas en la computadora como un nabo, preferiste juntarte con tus novias y tus amigos a tomar cerveza y fumar porro como un pajero y decidiste pasar los fines de semana rascándote las bolas mirando TVR como un pecho frío. Mientras vos estabas en la computadora, Messi estaba entrenando. Mientras vos estabas tomando birra, Messi estaba entrenando. Y mientras vos estabas mirando TVR con la mano en los huevos, Messi estaba entrenando. Por eso él es el mejor en lo suyo y vos sos un pecho frío.

Messi trabaja de jugar al fútbol. Todos los que amamos ese deporte sabemos lo difícil que es lograr que la pelota vaya donde uno quiere. Es desobediente la guacha, es ingobernable. A los pecho fríos como vos y como yo no nos pasa cabida, ni la hora nos da. Con Messi, en cambio, se hace pis encima. Messi la da vuelta. La pasa a buscar, la lleva a comer y después la clava al ángulo. Amaga a un pecho frío, a dos pecho fríos, a tres pecho fríos, al pecho frío del arquero y después mete un gol. El equivalente en tu trabajo sería llenar las planillas de excell con una mano y los ojos cerrados, atender a los clientes haciendo la vertical y preparar los informes que te pide el pecho frío de tu jefe aún antes de que a él se le ocurran. ¿Vos haces todo eso? Pero no, más bien que no, si sos un pecho frío.

¿Y sabes por qué más sos un pecho frío? Porque te anotas las victorias como si fueran un logro colectivo y te borras en las derrotas. Si ganamos, ganamos todos. Si perdemos, perdieron ellos. Perdió el pecho frío de Messi que no pudo meterle un gol a Neuer en la final del Mundo. Cómo erró ese gol, si hasta vos lo hacías, ¿no es cierto pecho frío?

Metele, pecho frío, metele que quizás llegas a Rusia. Quizás sos vos y no Messi la estrella del próximo Mundial.

El planeta está lleno de pecho fríos. Nuestro país está lleno de pecho fríos. De vez en cuando aparece uno con huevos, uno que se la banca de verdad. Messi es uno de ellos. Por eso sufre la carga de que lo comparen con Maradona, el más grande de toda la historia. A vos si tenés suerte te comparan con tu papá.

Por eso él es el mejor del mundo. Y vos, vos sos un pecho frío.

Lionel Messi, lo mejor que vieron mis ojos”.


Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados