KFC convierte a Chester Cheetah en el nuevo Coronel Sanders

La cadena de fast food Kentucky Fried Chicken (KFC) lleva años intentando reposicionarse en el gusto del consumidor y, como parte de su estrategia se destaca los múltiples cambios en el Coronel Sanders, su personaje emblemático de marca que ha sido interpretado por infinidad de representantes.

Ahora, decide apostar por una alianza que buscará conectar con el público joven, en un co-branding peculiar decide lanzar una hamburguesa (o sándwich) de pollo crujiente y Cheetos.

Se trata de un producto que había estado a prueba en algunos establecimientos desde enero pasado que, al parecer, ha gustado a los consumidores pues estará disponible en todos los restaurantes de KFC en Estados Unidos por un tiempo limitado -sólo el mes de julio-.

Como parte del marketing para el Cheetos Sandwich, la compañía ha decidido que, por qué no, Chester Cheetah será el nuevo Coronel Sanders por algunas semanas. Para presentarlo y dar difusión al producto crearon diversos gráficos promocionarlos y un spot que se difundirá en televisión y canales digitales.

“La combinación de estos dos favoritos para chuparse los dedos – nuestro famoso pollo frito y Cheetos – no fue un pan comido”, dijo Andrea Zahumensky, directora de marketing de KFC US, a través de un mensaje difundido por PR Newswire.

Cheetos, un aliado deseado por las marcas

De acuerdo con el spot disponible vemos que uno de los públicos a los que buscará conectar este nuevo producto es al joven (Generación Z), pero seguramente la intención es que llegue a la mayor cantidad de consumidores posibles.

Y, no luce tan descabellada esta asociación, pues de acuerdo con datos de los analistas de retail, IRI, citados por Forbes, Cheetos es el producto número 1 en la categoría de “botanas de queso”, con cerca del 87 por ciento del market share en Estados Unidos. De hecho, el año pasado esta marca propiedad de Frito-Lay, Inc. (parte de PepsiCo) generó mil 620 millones de dólares en ventas.

Sin duda, algo que la vuelve atractiva para generar alianzas de marketing, algo que han aprovechado en su momento marcas como Burger King, que en 2016 creó los Mac n’ Cheetos, así como Taco Bell, que hace creó las Cheetos Crunchwrap Sliders.

El reto por reposicionar la marca

Al inicio de la nota hablamos de que desde hace algunos años KFC ha recurrido a múltiples Coronel Sanders como parte de una estrategia que busca reposicionar la marca y generar un mayor engagement con el consuidor, claro, parte del objetivo también es estimular las ventas.

No es que le vaya mal, es una de las cinco marcas de fast food de mayor valor, unos 15 mil 131 millones de dólares en el más reciente ranking de Kantar Millward Brown. Sin embargo, está lejos de McDonald’s y Starbucks, que son las líderes del sector con más de 126 mil millones y 44 mil millones en valor de marca, respectivamente.

Además, aunque tiene un volumen de ventas considerable, en 2018 representó más de 2 mil 640 millones de dólares para Yum! Brands. El problema es que han caído considerablemente desde 2014, cuando representó más de 3 mil 510 millones.

Entonces, un marketing y publicidad con un toque hilarante y ecléctico, así como sociedades como la de Cheetos, tiene como finalidad dar un impulso a KFC y ganarle espacio a sus principales rivales.

Si bien, se trata de una estrategia promocional con una corta vigencia, de funcionar, no extrañaría que la marca extienda su periodo de vida y, por qué no, la lleve a otros mercados.