Construir un equipo de trabajo sólido y eficiente no es nada sencillo. Sin embargo, es un elemento indispensable y necesario para triunfar en el mercado. Netflix lo sabe.

En este sentido recordemos los hallazgos de ResearchGate los cuales indican que la tasa de fracaso ante los cambios dentro de una empresa va de entre 70 y 90 por ciento, en donde la investigación cita el factor humano como la razón principal del fracaso.

Con esto en mente, es posible afirmar que para mantener a una empresa siempre en el camino de la innovación sin morir en el intento, es esencial contar con los mejores elementos dentro del equipo de trabajo.

No obstante, cumplir con satisfacción esta meta no siempre es sencillo, por lo que diversas empresas han desarrollado mecanismos internos para procurar la conformación de equipos de trabajo sólidos. Netflix es una de ellas y su método es conocido como Keeper test.

¿Qué es el Keeper test?

Desde su página web, Netflix reconoce que uno de sus objetivos más importantes es “hacer que toda una empresa sea un equipo de ensueño (en lugar de solo tener unos pocos grupos pequeños) es un desafío. Indiscutiblemente, tenemos que contratar bien”.

En este sentido, y de acuerdo con su cultura, empresarial, la compañía no sólo se preocupa por contratar al mejor talento, sino de retenerlo dentro de sus filas en las mejores condiciones para evitar tasas de rotación elevadas que puedan mermar sus resultados.

Con esto en mente implementan el método conocido como Keeper test, mismo que consiste en aplicar una pregunta hipotética de manera aleatoria a sus colaboradores.

El cuestionamiento siempre es el mismo y es simple: “Si uno de los miembros del equipo estuviera pensando en irse a otra empresa, ¿te esforzarías como gerente para evitarlo?”. La respuesta no necesita más explicación más que un simple “si” o un “no”.

De acuerdo con la BBC, esta técnica permite hacer na reflexión para evaluar el trabajo de las personas después de un proyecto o en algún punto de su carrera dentro de la compañía, lo que en un segundo momento permite identificar el valor real que cada empleado entrega a los intereses globales de la firma.

Lo interesante es que esta pregunta se hace sin distinción de jerarquías. Es decir, se realiza a los managers con gente a cargo como aquellas personas con puestos menores para evaluar a sus superiores.

La forma de evaluación

Si la respuesta es positiva, nada queda por hacer más que reconocer el trabajo del empleado en cuestión, pero en caso de que se reciba un “no” como respuesta entra un protocolo basado en conversaciones para identificar los aspectos concretos que esa persona debe mejorar.

Con esto se privilegia el feedback de primera mano, lo que es vital para identificar áreas de oportunidad y actuar en consecuencia.

Aunque parece simple, lo cierto es que la práctica es más compleja de lo que se cree. A decir del columnista de Bloomberg, Joe Nocera, muchos empleados han calificado este método como “la ley más fuerte” al interior de la empresa, ya que la consideran como una medida que promueve una “cultura de miedo.

Sus resultados

Lo cierto es que a pesar de que con esta medida los números de despidos en Netflix son más elevados que el promedio en Estados Unidos, las renuncias hacia la plataforma se mantienen por debajo del promedio, lo que por definición habla de procesos de rotación que están, en su mayoría, bajo en control de la compañía.

Según un informe del 2017 de la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos (Society for Human ResourceManagement, en inglés) el 8 por ciento por ciento de los empleados de Netflix fueron despedidos ese año frente al 6 por ciento del promedio del resto de trabajadores en Estados Unidos.

No obstante mientras un 13 por ciento de los trabajadores estadounidenses renunció a su empresa, según el mismo reporte, sólo el 4 por ciento de los empleados de la plataforma online hizo lo propio.

De hecho, las cifras de Netflix al respecto son similares: el porcentaje de gente que deja la empresa es del 9.7 por ciento en total. De ellas, un 6.2 por ciento lo hace de forma involuntaria y un 3.5 por ciento de manera voluntaria.

Aunque el Keeper test ha sido calificado como aterrador por muchos empleados, es cierto que ha demostrado su efectividad; sin embargo, como cualquier metodología en este terreno, sus resultados siempre tendrán que ver con la manera en la que se implemente dentro de cada organización respetando las necesidades, estructura y políticas internas de cada una.