Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

JD.com VS. Amazon: Pelean por el primer lugar de e-commerce en China

JD Logistics es un brazo que la propia JD.com decidió amputarse en 2017 para crear un nuevo negocio independiente.

En la actualidad existe un Amazon patrio en el gigante asiático llamado JD.com quien también hace sombra a Alibaba, prácticamente estas tres marcas liderean el mercado del e-commerce.

Segunda o tercera plataforma de ‘e-commerce‘ en lo que se refiere a volumen de ventas en el mercado interno (según el periodo y clasificación que se consulte), esta compañía pretende sacar ahora, si nada lo impide, su filial logística a bolsa. Lo hará vía Hong Kong, un índice bursátil donde quiere recaudar más de 30.000 millones de dólares hongkoneses, que al cambio supondrán unos 3.200 millones de euros. Se convertirá en cotizada el próximo viernes, 28 de mayo.

Uno de cada dos euros que recauden, como ellos mismos han indicado en el dosier de su estreno bursátil, irá destinado a hormonar su red logística en el corto plazo. Algo lógico, ya que esta pieza de su cadena es la que realmente lo diferencia de Alibaba y le permite seguirle el ritmo en la carrera que protagonizan desde hace años.

Mientras la multinacional se apoya mayoritariamente en empresas externas para vender y enviar sus productos, JD.com los compra, los atesora y comercia con su propio ‘stock’ gracias a esa malla de almacenes y centros que tiene distribuidos por todo el país, desde donde ellos mismos mueven los pedidos con su propia flota. Un modelo que a la hora de la verdad se aproxima mucho más a lo que hace Amazon en materia logística que lo que hace Alibaba.

JD Logistics es un brazo que la propia JD.com decidió amputarse en 2017 para crear un nuevo negocio independiente, como ya hiciese en su momento con productos relacionados con la salud o las finanzas electrónicas, materias para las que también creó filiales. Esa emancipación no ha impedido tener a JD Group una mayoría absoluta en el consejo de dirección, ya que maneja aún el 79% de la compañía. Entre el 21% restante se encuentran inversores de mucho nombre en el sector tecnológico como Softbank o BlackStone.

 

Tecnología en repartidores: Drones y robots

Una de las cosas en las que también coinciden Amazon y JD es en la aproximación tecnológica al negocio del reparto y del movimiento de mercancías. Un 20% de lo que recauden en bolsa irá destinado a la investigación y el fortalecimiento de sus programas de innovación para seguir avanzando en planes de robotización de almacenes o de entrega con drones.Llevamos años hablando de cómo la empresa de Jeff Bezos tenía intención de hacer uso de un ejército de naves no tripuladas para entregar sus paquetes. Sin embargo, esto no ha recibido aún el impulso definitivo que le haga pasar de ser algo anecdótico. En EEUU, recibió la aprobación para operar con estas máquinas en 2020, tras siete años de pruebas para diseñar ‘Prime Air’

Para ese momento, JD Logistics llevaba decenas de miles de kilómetros de vuelo acumulados. Desde 2016, empezó a repartir con drones. Algo que sigue haciendo a día de hoy. La compañía, incluso, diseña y vende sus propios modelos. Muchos de estos ingenios le valieron, por ejemplo, para soportar el aumento de peticiones al principio de la pandemia, cuando ciudades como Wuhan fueron cerradas, lo que trajo una gran ventaja para la marca.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Karina Ortiz

Llegó la hora del minimalismo comunicacional

La era digital en la que nos encontramos inmersos y que se vió potenciada por la pandemia, nos enfrentó a un doble desafío: por un lado, vivir en un espacio de velocidad y conexión permanente, donde la necesidad de estar al tanto de todo es imperante; y, por el otro, la necesidad de un espacio para vivir más en calma y recuperarnos de ese ritmo frenético que proponen los estímulos del mundo online.

Ciudad de México, año 2035

Mónica y Emilio, caminan por la avenida Reforma. A su alrededor, una cuadrilla de drones realizan diferentes tareas. Su actividad no es una novedad para ellos, están acostumbrados a verlos todos los días.