It’s a small big Disney World

“It’s a small world after all” (Es un mundo pequeño después de todo) dice la famosa canción de Disney creada en 1997 para Walt Disney World y que quizás, repetición a repetición, se volvió en una especie de decreto pues con la adquisición de 20th Century Fox, que se volvió efectiva hace cinco días, Disney se consolidó como el mayor conglomerado de medios. Se estima que ahora controla el 40% de los contenidos; se conforma de The Walt Disney Studios (Animation Studios, que incluye Pixar, Lucasfilm Ltd, Marvel Studios, 20th Century-Fox, con áreas de distribución, música, cines y estudios de producción), Marvel Entertainment, Disney Media Networks (Walt Disney Televisión, ESPN y A&E), los parques y productos, entre otros. Pero, más allá de nada más sumar, Disney consolida con esta compra una estrategia de la que aún no se vislumbran todos sus alcances… digamos que, como en el Universo Marvel, cuando apareció “Iron-Man” en 2008, lejos estábamos de imaginar que poco más de una década después y con 21 películas en medio, aquello habría sido la primera pieza del fenómeno que ya es “Avengers: Endgame”.

Disney+ es la pieza que sigue para ello. Es la plataforma que Disney lanzará en algún momento de 2019 y con la cual entrará a competir directamente con los servicios de streaming de contenido multimedia, entre ellos su otrora socio, Netflix. Sí, eso explica por qué se acabaron o acabarán las series de Marvel que coproducían (“Daredevil”, “Iron Fist”, “Luke Cage”, “Jessica Jones” y “The Punisher”). Y si bien Disney ya es rey en varios los medios donde tiene participación, tan sólo en cine es el único estudio en haber logrado una marca de 7 billones de dólares en un año en la taquilla internacional. Disney cuenta con los mencionados personajes de Marvel, con el universo de Star Wars, con las princesas y cuentos de hadas que los han distinguido durante décadas, entre muchos, muchos otros personajes que alimentan sus parques y detonan compras y más compras. A ellos agréguenle que se acaban de sumar a sus propiedades un catálogo que incluye “Avatar”, “Aliens”, “El planeta de los simios”, “Kingsman” y “Los Simpson”, sin mencionar con que recupera a los “X-Men” y “Los cuatro fantásticos”. Como con todo lo que hace, Disney ha sido sigiloso en cuanto a lo que ofrecerá Disney+, pero se sabe ya produce y desarrolla contenidos, entre ellos series para Loki y La Bruja Escarlata, personajes que se desprenden del Universo Cinematográfico Marvel.

Imagínense, hasta el momento se sospecha que Disney+ ofrecerá todo el catálogo de películas y programas de televisión que posee, además de contenido nuevo y exclusivo. Ésa es la clave y el arma secreta del conglomerado para combatir o al menos dejar a raya a todos sus competidos. En el esquema actual, la mayor demanda y el mayor reto para cualquier estudio, plataforma o productora es mantener el ritmo de producción de contenidos atractivos pues el producto estrella atraerá al cliente y el catálogo le dará razones para quedarse, pero la “novedad” lo hará quedarse. Es por ello que Netflix se ha consolidado como el principal jugador entre las plataformas pues más allá del catálogo que está “siempre ahí”, lo que en realidad es una ilusión pues mucho de ese catálogo cambia y sale del menú dado que les pertenece a otras compañías. Netflix lo sabe y por eso está reduciendo su dependencia de otras productoras para evitar que le suceda lo que justo ha pasado con Disney. Con la llegada de Disney+ seguramente se desatará una guerra “silenciosa” entre las ya mencionadas, más HBO y Amazon Prime, que al igual que en el cine, por ejemplo, terminará por dejarle el pastel a unos pocos y, al estilo de Thanos en “Avengers: Infinity Wars”, desaparecerá del mapa a los competidores menos consolidados o locales como Claro Video y Blim. Por cierto, hay que mencionar que con la compra de 20th Century Fox, Disney también se hizo de un porcentaje mayor de acciones de Hulu, convirtiéndose en el socio mayoritario con el 60%, el restante le pertenece a Comcast (30%) y a Warner Media (10%).

Con la compra de 20th Century Fox, el mundo de Disney se acaba de hacer más grande y su influencia se ha consolidado como la más contundente, no en balde hay quien dice que, aludiendo de nuevo al villano