Integrando la estrategia de marca al concepto de Smart Cities

El concepto de Smart Cities o Ciudades Inteligentes es un concepto emergente, que significa que son ciudades que apuestan por mejorar la vida de sus habitantes, debido al gran crecimiento que han sufrido en las últimas décadas.

El Libro Blanco Smart Cities indica que “el propósito final de una Smart City es alcanzar una gestión eficiente en todas las áreas de la ciudad (urbanismo, infraestructuras, transporte, servicios, educación, sanidad, seguridad pública, energía, etcétera), satisfaciendo a la vez las necesidades de la urbe y de sus ciudadanos”.

Aunque es un concepto relativamente nuevo; es un tema toral en las grandes ciudades que desean poner al centro al ciudadano y brindar una mejor calidad de vida.

Pero ¿en dónde entra el nuestra marca en este concepto?

Por ejemplo: seguramente muchos de ustedes han utilizado los scooters que son muy útiles para transportarse de manera ágil y práctica. Las marcas y los profesionales de marketing debemos voltear, analizar y preguntarnos cómo nuestra marca puede aprovechar el boom y subirse a la ola de la sostenibilidad y el marketing verde.

En las ciudades inteligentes la tecnología juega un papel fundamental y eso es lo que hay que aprovechar como marca. Independientemente del objetivo y propósito de tu marca hay dos conceptos que pueden integrarse a las marcas como el IoT (internet of things) o RV (realidad virtual). Son tecnologías que se están usando mucho en las ciudades inteligentes y el aprovecharlo para tu marca puede ser el diferenciador entre ganar participación de mercado a la competencia o estancarse.

Otro ejemplo: Una marca de ropa; al implementar la tecnología de realidad virtual, el consumidor podría probar la nueva ropa de temporada; sin salir de casa y hacer el pedido vía online.

Algo que ya están haciendo algunas marcas con IoT (internet of things), es desde avisarte cuando el producto se acabó y es momento de comprar más; hasta refrigeradores que te avisan que te hace falta y hacen el pedido al supermercado por internet y te llega automáticamente.

Todas estas estrategias nos podrían sonar inalcanzables; sin embargo muchas marcas ya las están llevando a la práctica.

Germán Ortiz de Deloitte de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a través de un ejercicio de exploración de las direcciones IP de diferentes dispositivos, el volumen de Internet de las Cosas (IoT) en México equivale solamente a poco más de 8 millones de objetos conectados. Esta métrica nos coloca por debajo de países como Corea del Sur y Brasil.

Sin embargo, IDC prevé que para 2021, que el gasto en IoT industrial en España se incremente un 46 %, hasta 3.138 millones de dólares (2.561 millones de euros), muestra del gran interés por esta tecnología.

Como conclusión y como mercadólogo ante esta situación de mercado creo que tenemos muchas oportunidades para que nuestras marcas y estrategias se encaminen más a utilizar las tecnologías de información a favor de la marca y ser disruptivos.