Inicia boicot contra Harley-Davidson en EU… y Donald Trump lo respalda

La empresa anunció a inicios de año un plan para trasladar su producción de motocicletas para la Unión Europea desde Estados Unidos a sus instalaciones en el extranjero.

Harley Davidson
Bigstock

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respaldó este domingo un boicot al fabricante estadounidense de motocicletas Harley-Davidson, en el último episodio de una disputa entre la empresa y el mandatario por los aranceles sobre el acero.

La empresa, con sede en Wisconsin, anunció a inicios de año un plan para trasladar su producción de motocicletas para la Unión Europea desde Estados Unidos a sus instalaciones en el extranjero, con el fin de evitar las tarifas impuestas por el bloque comercial en represalia a los aranceles de Trump sobre las importaciones de acero y aluminio.

En respuesta, Trump criticó a Harley-Davidson, pidiendo impuestos más altos y específicos y amenazando con atraer a productores extranjeros a Estados Unidos para aumentar la competencia.

“Muchos propietarios de @harleydavidson planean boicotear a la compañía si la fabricación se muda al extranjero. ¡Genial! La mayoría de las otras compañías vienen en nuestra dirección, incluidos los competidores de Harley. Una jugada realmente mala. Estados Unidos pronto tendrá un campo de juego nivelado, o mejor”, dijo Trump en Twitter.

Harley Davidson ha declinado reiteradamente comentar las declaraciones de Trump sobre la disputa. La compañía no pudo ser contactada de inmediato el domingo para hacer comentarios.

Sin embargo, la empresa asumió un riesgo de relaciones públicas para proteger su balance final cuando dijo que soslayaría las tarifas de la Unión Europea (UE) dirigidas directamente a la industria en represalia por los gravámenes de acero y aluminio de Trump.

La decisión fue tomada para evitar el aumento de los aranceles que pasaron de 6 por ciento a 31 por ciento para los productos de la marca que ingresen a suelo europeo. Para Harley Davidson, Europa es su segundo mayor mercado, después de Estados Unidos.

El año pasado reportó un volumen de ingresos por 521 mil 800 millones de dólares y ganancias por 5 mil 600 millones de dólares.

La mayoría de los cientos de miles de entusiastas de las motocicletas que se reunieron la semana pasada en Black Hills, Dakota del Sur, desarrollaron una relación con sus Harleys mucho antes de que Trump se convirtiera en presidente.

Harley ha dicho que cambiará la producción sólo para las bicicletas que vende en Europa y que las bicicletas estadounidenses aún se fabricarán en los Estados Unidos.

Algunos que en general están contentos con Trump dijeron que el presidente se equivocó al intimidar al fabricante de motocicletas simplemente por tratar de obtener un beneficio, pero siguen siendo leales a él, no obstante.