• El estado con mayor número de tiroteos es California, con 20 incidentes registrados

  • Inmediatamente después le siguen Florida, Texas y Washington, con 11, 10 y siete respectivamente

  • Colorado, Pennsylvania, Wisconsin, Nueva York, Illinois y Ohio completan el Top 10

Durante el fin de semana pasado, Estados Unidos (EEUU) vivió uno de los fines de semana más crudos de su historia. En poco más de medio día, dos tiroteos masivos se cobraron la vida de tres decenas de personas. Toda la semana, el país ha buscado a un único gran culpable por la masacre. Mientras que algunos creen que se debe a la violencia propagada por los videojuegos, otros afirman que las leyes de control de armas son demasiado laxas.

Hay varios datos que aclarar con respecto a los tiroteos de El Paso, Texas; Dayton, Ohio y muchos otros incidentes de EEUU. De acuerdo con el Departamento de Investigación de Merca 2.0, tanto los rifles de asalto estilo militar como los cartuchos de alta capacidad son legales en ambas entidades. Este tipo de equipamiento, de hecho, solo está restringido en seis estados del país y el Distrito de Columbia.

Características de los tiroteos masivos en EEUU

Hasta el día de hoy, el incidente de este tipo con mayor número de víctimas es todavía el de Las Vegas, Nevada, de 2017. Durante los tiroteos, 58 personas perdieron la vida y otras 546 personas salieron lesionadas. Inmediatamente después le sigue la masacre el el club de Orlando, Florida, de 2016. En aquella ocasión salieron afectadas más de un centenar de personas. Casi la mitad de los afectados murió en la escena o a consecuencia de sus heridas.

A lo largo del tiempo, también se ha utilizado una gran variedad de armas durante los tiroteos masivos. Entre 1982 y el fin de semana pasado, las favoritas han sido las pistolas. Alrededor de 141 de estos dispositivos han sido utilizados en los últimos 37 años. Inmediatamente después le siguen los fusiles, donde 53 de ellos han protagonizado 45 incidentes. En último lugar están las escopetas, que apenas llegan a 30.

En este mismo periodo, también varía radicalmente la procedencia del arma. En 81 de los tiroteos registrados, los rifles, pistolas y escopetas utilizados fueron comprados legalmente. En otros 16 casos, su procedencia es ilegal. En 14 ocasiones, las autoridades no han podido determinar el origen de los aparatos. Por último, en una sola ocasión se utilizaron tanto máquinas legales como ilegales.