Desde hace algunas semanas que el petróleo se ha convertido en un tema recurrente dentro de México. En buena parte, porque el mercado del crudo no ha tenido buenos días. La guerra entre Rusia y Arabia Saudita contribuyó a empeorar la situación de los precios internacionales de este insumo en los últimos meses. Además, algunas mezclas han llegado a los niveles más bajos en toda su historia. Claro, esa volatilidad afecta también al precio de otros combustibles.

Incluso en medio de todo este caos, el petróleo sigue siendo una de las materias primas más importantes en todo el mundo. Muchas economías todavía dependen casi por completo de la venta de este producto. Asimismo, un sinfín de industrias que dependen de sus derivados. Y en términos generales, al menos en el corto y mediano plazo, es una de las fuentes de energía más importantes del planeta. En este sentido, es importante aparte analizar cómo evoluciona.

El mercado del petróleo en el mundo

Según Statista, la demanda de crudo a una escala global ha ido incrementando de forma constante a lo largo de la última década. Sin embargo, el crecimiento del mercado tiene una clara tendencia hacia la estabilización. En datos de McKinsey, esta tendencia se combinó con proyectos rápidas y contrarios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) en su producción. Esto hace que, desde 2018, las expectativas de precio sean muy volátiles.

A pesar de esta volatilidad, hay expectativas relativamente positivas para el futuro. De acuerdo con The Business, se espera que el precio del petróleo se estabilice en unos 34 dólares por barril durante 2020. Para el próximo año, esta cifra incrementaría ligeramente a 48 dólares. La misma OPEC cree que, en 2025, el mercado del crudo se va a recuperar, a raíz de una mayor demanda energética. Pero en datos de Worldometers, no quedan más de 47 años de reservas.

Dentro de México, como lo ha sido a lo largo de toda su historia, el petróleo sigue siendo un mercado importante. Pero la volatilidad del mercado global está afectando negativamente al país. Según El Economista, la producción por día está decayendo año con año. Deloitte teme que la caída de los precios del barril hagan inviable la industria nacional. Y es que, como dice El Financiero, sigue en su nivel más bajo en 22 años. ¿Quieres saber más? Revisa la infografía:

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299