x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Industria automotriz en México: Esperanzas y perspectivas a futuro a raíz de la pandemia

Aunque la crisis sanitaria afectó a múltiples sectores de la economía, en el caso específico de México el sector automotriz está en una posición difícil

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
automotrices
  • Se estima que las ventas de la industria automotriz global podría caer entre 20 y 40 por ciento durante 2020

  • Asimismo, a lo largo de los últimos años el sector mexicano ha ido desplomándose en cuestión de comercio y producción

  • Por otro lado, la entrada en vigor del T-MEC y el uso de tecnologías innovadoras otorga optimismo a la industria

En el transcurso de los últimos días, ha quedado claro que el impacto de la pandemia en la economía general es mucho más fuerte de lo que se pensaba. Claro, durante el encierro se registraron varias bancarrotas en el sector retail, algo que la mayoría esperaba. Pero ahora se están sumando a las filas de afectados industrias como alimentos, entretenimiento, bancaria y viajes. Pero hay un segmento cuya estabilidad debería preocupar mucho a México: automotriz.

Y es que la producción y ensamblaje de vehículos en México representa, de acuerdo con El Economista, el 20.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del segmento manufacturero. Al mismo tiempo, en datos de El CEO, la producción y exportación automotriz, durante mayo, cayeron a un mínimo histórico. Mientras, como reporta Forbes, ciertos agentes ven una gran oportunidad de mejora; otros, en datos de 24 horas, tienen una visión mucho más pesimista.

Cierres y despidos, ¿a favor de la industria automotriz?

Las noticias no son alentadoras. Nissan dijo que despediría a 200 personas de su planta en Aguascalientes. Puebla también ha estado reticente a permitirle la reapertura a varias marcas del sector automotriz, específicamente Volkswagen y Audi. También se deben sumar algunas debilidades estructurales que existían previas a la pandemia. Paula Colmenares, directora de Asesoría de Valor para la industria automotriz, en entrevista con Merca2.0 reconoce los retos:

Nuestro país no pasa por su mejor momento. Las afectaciones en la industria han generado que muchas de plantas cierren o recorten sus gastos fijos. Pero con las ventajas competitivas de México, la situación puede jugar a favor. El cierre temporal de plantas en el mundo es una oportunidad, pues la manufactura de varias marcas en la República puede absorber el bajo output de otras regiones. Además, la entrada del T-MEC, podría recuperar la industria en 2021.


Notas relacionadas


Barreras adicionales a la pandemia

Pero el sector automotriz no solo debe de lidiar con los retos surgidos por la COVID-19. Ya desde finales del año pasado, según El Informador, se registraba una caída muy significativa en las ventas del sector. Asimismo, en datos de El Universal, las inversiones extranjeras eran desde inicios de 2019 cada vez más tenue. Y a eso se suma la crisis mundial que describía Expansión. Colmenares también acepta que la pandemia no es el único desafío para el futuro:

La industria automotriz se prepara para enfrentar tres retos a corto plazo. Primero, la entrada T-MEC, que aumenta el contenido regional para vehículos; en especial dentro de Estados Unidos (EEUU). Segundo, luchar contra la tendencia en cadenas de suministro “China+1”, diversificar la red de proveeduría y no depender tanto de este país. Y por último, el sector privado debe demostrar que está tomando las normas de salud y seguridad necesarias ante la pandemia.

Innovaciones al rescate de la industria automotriz

Claro, no todo está en contra de este mercado. En varios sectores de la economía, los agentes privados le están apostando fuerte a la tecnología para la recuperación de sus negocios. Entre las innovaciones más comunes, están sistemas de automatización, uso de Inteligencia Artificial (IA) y una mayor digitalización de casi todas las operaciones productivas. En ese sentido, la especialista de la industria automotriz apunta que también se está tomando estas iniciativas:

Uno de los retos es mejorar ventas. Algo que se puede conseguir al mejorar las experiencias de los clientes. Tal como lo hemos visto en esta contingencia, el ecommerce es la clave. En el caso manufactura automotriz, la combinación del uso de robots, automatización e Internet de las cosas crean una fábrica inteligente. Esto se ha acelerado por la digitalización de procesos, vigilancia y trabajo remoto. Será un tema crítico para trabajar de forma activa en estos meses.

Otros artículos exclusivos para suscriptores